Published On: Jue, dic 27th, 2012

¿Por qué el derrumbe de las hipotecas no tiene un final a la vista?

El Instituto Nacional de Estadística acaba de publicar los datos correspondientes a las hipotecas del mes de octubre que indican que

  • el total de hipotecas ya ha bajado de 20.000 mensuales, la cifra que los de “los pisos nunca bajan” consideraban la antesala del infierno e interruptor de las siete plagas. Se firmaron 19.105 hipotecas y no pasó nada.
  • esta cifra supone una bajada de algo más del 14% sobre el mes de octubre del año anterior y, si bien el descenso es menor del que se produjo hace un año, seguimos bajando desde donde ya habíamos bajado antes y se acumulan treinta meses consecutivos de descensos. Para hacerse una idea, en septiembre de 2005 se firmaron 128.000 hipotecas; imagínese que su sueldo de 1.500 euros se quedara en 250 y se puede hacer una idea de la intensidad del derrumbe.
  • siguen bajando los importes de los créditos; no son sólo menos casas sino más baratas. A este ritmo, el valor medio de las hipotecas bajará de 100.000 euros el mes que viene o el siguiente.

desplome hipotecas

Hasta aquí los datos ¿y qué explicación tienen?

Las causas de este desplome del mercado hipotecario son básicamente dos (u objetivas y subjetivas, como se decía en el colegio).

Por un lado, la hipoteca no es que haya perdido atractivo, es que se ha convertido en un producto financiero repulsivo cuya cara más visible son los desahucios. Habrá quien pueda lanzarse a la aventura de comprarse una vivienda pero ni de lejos quiere verse envuelto en las situaciones kafkianas de quienes ven que el banco se queda con su casa por tres mil euros mientras les reclama doscientos mil de intereses, gastos y costas. En tanto no haya un mecanismo que permita la dación en pago o que limite la esclavitud por deudas de por vida a que somete la hipoteca a quienes no la pagan, mucha gente no se acercará a preguntar al banco por si acaso.

Por el otro lado, las causas objetivas las tiene Ud. en este sitio web o en cualquier otro donde se hable un poco de economía. Ni los bancos tienen dinero para ofrecer ni los clientes tienen ingresos con los que pagar sus posibles hipotecas.
Básicamente una hipoteca consiste en que el Sr.A tiene un dinero que no necesita durante veinte años y lo deposita en el banco a cambio de unos intereses. El banco, toma ese dinero y se lo presta al Sr.B para que a lo largo de veinte años se lo vaya devolviendo junto con unos intereses. La diferencia entre los intereses que paga al Sr.A y los que le cobra al Sr.B son el beneficio del banco.
El problema es que el Sr.A ya no tiene dinero nuevo para meter y, lo que es todavía peor, la mala situación económica le ha llevado a necesitar el dinero que, en principio, había depositado durante veinte años en el banco. En esa tesitura los bancos necesitan financiarse pero como hoy día no hay nadie que les preste dinero, para devolver el dinero del Sr.A tienen que tomar prestado a unos intereses más altos que los que le cobran al Sr.B. Eso, en román paladino se llaman pérdidas. Y vista la situación, los mismos bancos no quieren conceder más préstamos salvo que lo hagan a intereses altísimos que les aseguren cuantiosas ganancias.

En cuanto a los potenciales clientes, cualquiera en España no tiene más que mirar a su alrededor para comprender que en un escenario de salarios a la baja, es absurdo intentar comprar una vivienda que, además, también tien un precio a la baja. Mejor esperar a que cambie el viento.

¿Y se sabe cuándo va a terminar este desplome?

No.

¿Por qué el derrumbe de las hipotecas no tiene un final a la vista?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>