" />
Published On: Mie, Dic 26th, 2012

¿Qué es el abismo fiscal de Estados Unidos?

Últimamente nos llegan noticias con relativa frecuencia que nos avisan de que Estados Unidos está al borde del abismo fiscal y parece que, tratándose de la primera economía mundial y por aquello de que cuando los EE.UU. tosen el resto del mundo se resfría, todos nosotros deberíamos preocuparnos por lo que pase en la primera potencia económica mundial. Visto así, parece imprescindible que todos tengamos una idea clara de qué ese abismo al que se refieren con tantos aspavientos los medios de comunicación.

En primer lugar, “abismo fiscal” es sólo una expresión acuñada por Ben Bernanke para definir lo que voy a explicar a continuación. No hay ningún abismo ni ninguna catástrofe ni nada parecido que provoque el hundimiento inmediato de la economía de EE.UU. y si lo hubiera sí que sería para preocuparse de verdad. El abismo fiscal es algo así como el miedo escénico que acuñó Valdano para los equipos que jugaban en el Santiago Bernabeu.

En segundo lugar “abismo fiscal ” es la traducción que ha triunfado de “fiscal cliff” pero que podría haberse traducido como “acantilado fiscal” o “despeñadero fiscal”.

abismo-fiscal

La raíz del problema es que la constitución de EE.UU. establece en su artículo 9 que el gobierno del país (encabezado por el Presidente) sólo puede tomar dinero prestado de la Reserva Federal con un mandato expreso del Congreso que debe ser renovado cada año. Es decir, el Gobierno sólo puede financiarse de dos formas:
a) por la vía de los impuestos
b) pidiendo prestado a la Reserva Federal; después, ésta ya verá si ese dinero lo obtiene emitiendo deuda pública o acelerando la máquina de imprimir dinero

¿Y qué pasa si el Congreso no aprueba ese aumento de los préstamos de la Reserva Federal al Gobierno? Pues que el Gobierno, con un déficit estructural impresionante, sólo dispondría de los ingresos que obtiene vía impuestos y no podría abonar todos los gastos comprometidos como, por ejemplo, los salarios de los agentes de la policía federal (el famoso FBI) o de las numerosas agencias y programas federales. Los más notorios de estos programas federales son los relacionados con la salud pública que permiten a la mayoría de los ciudadanos estadounidenses disponer de médico y medicinas a precios asequibles.

¿Y por qué no iba el Congreso a aprobar ese aumento de deuda para programas de tanta trascendencia social y servicios tan básicos para el país?
Para eso hay que entender la política estadounidense, donde tienen mucho peso políticas que en un país europeo nos parecerían de extrema derecha radical, porque allí no todo el mundo entiende que la sanidad tenga que ser universal sino que cada uno se deba pagar su médico y sus medicinas de su propio bolsillo. En general, el partido republicano suele oponerse a este tipo de programas federales y a todos los que impliquen mayor gasto público excepto en defensa y otros gastos controlados por la gran industria petrolera y militar.

¿Y por qué todos los años tienen la misma pelea y no lo resuelven ya de una vez para siempre?
No es cierto que este problema sea permanente pero sí lo es cada vez que hay un Presidente de un partido y la mayoría del Congreso de otro color político (demócrata y republicanos, respectivamente, en este caso). Sí, en la democracia más consolidada del planeta también cuecen habas y los partidos políticos se dedican a hacerse la puñeta.

Pero si la mayoría del Congreso es republicano ¿habrá que hacer lo que dicte?
Los republicanos (que representan -muy esquemáticamente- a lo que en España llamaríamos gente de derechas como Dios manda) vienen disfrutando de privilegios fiscales para las rentas altas (más de 250.000 euros anuales) establecidos por George Bush y que Obama había prorrogado hasta ahora pero que terminan el 31 de diciembre de este año.

En conclusión, la situación está como sigue:

  • el Gobierno estadounidense tiene un déficit público colosal del 10%, mayor que todo el PIB de España, por ejemplo, y que ronda los 1.200.000.000.000 de euros ¡sí! ¡un billón doscientos mil millones de euros!
  • el gobierno de Obama propone aumentar los impuestos e iniciar programas destinados al crecimiento económico
  • los republicanos proponen mantener las bajadas de impuestos y recortar gasto público

Esa es la negociación que mantienen y que, como siempre, al final tendrá una solución que no contentará a nadie ni arreglará nada pero que permitirá que la rueda siga girando hasta el próximo abismo fiscal.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>