" />
Published On: Sab, Jun 8th, 2013

Luces y sombras en la recuperación del lince ibérico

El lince

En los últimos días, se han producido dos noticias que ejemplifican las luces y sombras que acompañan a la esperanzadora recuperación del lince ibérico. El viernes 31 de mayo supimos que Hongo, un macho procedente de Doñana, había sido localizado en la localidad portuguesa de Vila Nova de Milfontes, a 250 kilómetros en línea recta de su lugar de origen. Por otro lado, en la madrugada del domingo al lunes 3 de junio, la Guardia Civil encontró atropellado a un macho de un año de edad en una pista forestal de Lucena del Puerto (Huelva), según ha comunicado Ecologistas en Acción.

Las infraestructuras viarias continúan siendo una trampa mortal para el lince ibérico, y cada pocos meses conocemos la noticia de un nuevo atropello. Esta vez ha muerto un macho de un año. En Doñana se ha hecho un importante esfuerzo para incrementar la permeabilidad de las infraestructuras, reduciéndose notablemente la mortalidad. Sin embargo la expansión de la creciente población hace que se vayan produciendo atropellos en sitios cada vez más periféricos y alejados de las zonas protegidas. Otro problema es la trama de pistas forestales asfaltadas que se utilizan como carreteras pese a atravesar zonas sensibles.

Este nuevo atropello nos recuerda que hay seguir trabajando para reducir el riesgo que corren los linces ibéricos al expandirse sus poblaciones. Debe reducirse la mortalidad por atropellos en la dispersión, mejorando la permeabilidad de la red viaria, para fomentar la conectividad entre las distintas poblaciones y permitir la llegada del lince ibérico a nuevos territorios.

La historia de Hongo, el lince detectado en Portugal, nos demuestra la extraordinaria capacidad de supervivencia y dispersión de la especie. En julio del año pasado, cuando tenía año y medio de edad, Hongo fue rescatado junto a su padre de una balsa de riego semivacía en Aznalcázar (entorno de Doñana). Tras recuperarse en el centro de cría de El Acebuche, fue liberado de nuevo en el campo. Ahora, su instinto le ha llevado muy lejos de su territorio de origen, hasta Vila Nova de Milfontes, donde ha sido fotografiado con una cámara trampa del programa Life Iberlince.

La hazaña de Hongo, que ha recorrido 250 kilómetros atravesando pistas, carreteras y autopistas hasta llegar al sur de Portugal, es un hecho excepcional, y habrá que seguir trabajando para que muchos más linces puedan seguir su camino.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>