Published On: Lun, Sep 8th, 2014

Podemos, partido low-cost

El fenómeno podemos sigue despertando el interés de los analistas más sesudos y de los ciudadanos de a pie. La repercusión que está consiguiendo este partido recién creado supera sobradamente a otras formaciones que se crearon como alternativas al bipartidismo corrupto e ineficaz o al nacionalismo corrupto, ineficaz y paleto. Sobre sus propuestas populistas, ya se ha hablado bastante, pero hay un factor sobre el que no se ha hecho bastante hincapié y que hace que muchas personas se afilien a Podemos: es gratis.

Pablo Iglesias al frente de Podemos, el partido low-cost

Pablo Iglesias al frente de Podemos, el partido low-cost

Las propuestas populistas de Podemos no resisten un análisis mínimamente serio y sus ideas económicas son simplemente peligrosas para un país occidental que pretenda seguir siéndolo. Las pagas para todo el mundo, el impago de la deuda o la prohibición de los despidos en empresas con beneficios son ideas que despiertan simpatías entre quienes atraviesan dificultades económicas y/o no tienen mucha idea de economía pero que no tienen cabida (igual que otras muchas de sus propuestas) en un país serio y moderno. Pese a todo, la gran cantidad de ciudadanos que temen verse fuera del sistema y condenados de por vida al low-cost y los subsidios de subsistencia, acogen sus ideas con los brazos abiertos.

Uno de los datos que usa Podemos para sacar pecho es la gran cantidad de afiliados que tiene y cómo sus ya famosos “círculos” no dejan de crecer en todas las provincias y ciudades. Los últimos datos que ha publicado, le darían más afiliados en Cataluña (12.568 frente a 10.000) que la mísmísima ERC, que es quien lleva el timón de las fuerzas independentistas de Cataluña, o que el Partido Socialista en Madrid (19.773 frente a 15.000).

Este dato, sin embargo, tiene truco: afiliarse a cualquier partido tradicional implica pagar las cuotas de afiliado. Inscribirse en Podemos es gratis, basta con rellenar un formulario online para estar inscrito. Desde el propio partido, los órganos de dirección (el núcleo duro que dirige con mano de hierro la formación) se evita escrupulosamente hablar de afiliados para que no les llamen tramposos pero lo cierto es que cualuiera puede abrirse una cuenta de correo falsa en Gmail e inscribirse con nombre y DNI falso y sin pagar un euro y ya será contabilizado como un abnegado militante (y abonado) de Ciudadanos.

Eso, por supuesto, lo saben los dueños del cotarro y se cuidan muy mucho de imponer nada parecido a una cuota porque eso diezmaría su militancia y quienes saben sobre “temas online” aseguran que en cuanto fuese necesario hacer algún pago, por pequelo que fuese, el número de inscritos se reduciría a una vigésima parte (o menos) de los actuales.

Por eso, necesariamente, Podemos tiene que ser un partido low-cost.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>