" />
Published On: Mar, Abr 14th, 2015

#bringbackourchildhood el islamismo lleva a Nigeria hacia el desastre

Las 200 niñas secuestradas hace ahora un año son sólo la punta del iceberg del desastre humanitario que el islamismo está provocando en Nigeria. Estas hordas de desgraciados que se creen muy machotes cuando tienen un arma frente a niños y mujeres indefensos propugnan la vuelta a unas condiciones de vida medievales donde el clero y sus guardianes armados impongan la ley divina cuya interpretación se atribuyen exclusivamente y que cambia en función de sus intereses. Nada nuevo que no hayan hecho las religiones durante siglos pero ahora toda esta barbarie es mucho más visible gracias a los medios de comunicación de que disponemos y nos permite a los ciudadanos protestar y pedir a nuestros gobiernos que presionen para terminar con esta barbarie religiosa.

Una foto de Michelle Obama sosteniendo el rótulo Bring back our girls dio la vuelta al mundo y llevó a las portadas a las más de 200 niñas de Chibock secuestradas por el grupo armado Boko Haram hace justo un año.
Prendió la chispa que llevó a miles de personas a mostrar en las redes sociales su solidaridad con las niñas y su repulsa hacia este acto que busca sembrar el terror.
No nos olvidamos de las niñas y seguimos exigiendo su liberación para que puedan volver a casa. Pero detrás de esas 200 niñas, hay muchas más niñas y niños. Hasta 800.000 menores se han visto obligados a huir de la violencia en Nigeria y la región.
De hecho, el grupo Boko Haram  habia empezado a hacer secuestros un año antes del mediático caso de las niñas de Chibok. Y aún hoy, los niños y las niñas del noreste de Nigeria, y de buena parte de la región del lago Chad, no pueden ir a la escuela. Muchos de ellos se expondrían a graves riesgos al ir al colegio y muchos otros ni siquiera tienen escuelas a las que ir proque han sido arrasadas por los combates.
Boko Haram
La inseguridad causada por el conflicto entre Boko Haram, el ejército de Nigeria y los grupos civiles de autodefensa se ha convertido en una crisis humanitaria que empeora cada día.
Solo en Nigeria, el número de desplazados internos casi se ha doblado en menos de un año, desde unos 647.000 en mayo de 2014 hasta 1,2 millones hoy.
Más de 200.000 refugiados han llegado a Camerún, Chad y Níger después de que sus pueblos recibieran ataques y amenazas. En muchos casos, las familias solo pueden conservar la ropa que vestían cuando huyeron. Lo pierden todo.
Miles de niños y niñas en Nigeria y la región han muerto o han sufrido y sufren violencia y abusos de una dimensión inimaginable. Muchos han perdido sus casas, son reclutados por grupos armados y separados de sus familias.
Las vidas de miles de niños siguen corriendo riesgo porque son objetivo de ataques deliberados a escuelas, muchas veces combinados con secuestros masivos. Algunos informes hablan de que los niños son obligados a llevar bombas atadas a su cuerpo, para luego hacerlos detonar en espacios públicos.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>