" />
Published On: Mie, Abr 15th, 2015

Israel reconoce su culpabilidad e indemnizará a la familia del cabo Soria

En un gesto poco habitual, el Gobierno israelí ha aceptado ser responsable de algo. Los hechos son incontestables y todas las pruebas apuntan hacia disparos de artillería de origen israelí. Por otro lado, el Gobierno español ha presionado con habilidad hasta acorralar a los funcionarios israelíes para que reconozcan la responsabilidad del Estado israelí aunque hayan aceptado, a cambio, la excusa de la falta de intencionalidad que, a su vez, exime de culpa a sus propias tropas. Todo fue, al menos así parecen quedar las cosas, un desgraciado accidente.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha señalado que “no hubo ningún tipo de intencionalidad de las Fuerzas de Defensa Israelíes contra la misión UNIFIL” en su comparecencia de hoy ante la Comisión de Defensa del Congreso para informar acerca de las circunstancias del fallecimiento del cabo Francisco Javier Soria Toledo.

Morenés ha asegurado que en el mismo momento en que se conocieron los hechos el Gobierno de España actuó atendiendo a su familia y allegados.

Además, el ministro español de Defensa inició conversaciones con su homólogo israelí y acordaron proponer a los presidentes de los respectivos Gobiernos la realización de una investigación conjunta hispano-israelí para esclarecer las circunstancias de lo ocurrido.

Las conclusiones que arrojan la investigación señalan que el cabo Soria falleció a causa del impacto directo sobre su posición de un proyectil de artillería israelí de 155 milímetros,  lanzado desde una batería en territorio israelí, a unos 16 kilómetros del punto de impacto y que pretendía alcanzar posibles localizaciones de Hezbollah.

Ante estas circunstancias, el Gobierno de Israel ha mostrado su intención de indemnizar a la familia del soldado español.

Cabo Soria

Al abrir fuego desde esta batería, se asumió un riesgo excesivo, al considerar como distancia de seguridad menos de 500 metros con respecto al objetivo, informó Morenés

Y, añadió que, no sólo el proyectil del impacto, sino que al menos otros 8 disparos registrados se desvían, ya que los artilleros israelíes no disponían de ningún método o modo de observación de los impactos, y por tanto, carecían de la posibilidad de efectuar corrección de tiro.

Además, la planificación de tiro no tuvo en cuenta el alzado de las instalaciones de UNIFIL, sólo la planta, por lo que omiten la existencia de un obstáculo de 10 metros de altura en plena línea de tiro.

Asimismo, las autoridades israelíes carecían de boletín meteorológico, por lo que no pudieron tener en cuenta con exactitud los márgenes de error producidos por el viento, que soplaba en esos momentos entre 30 y 45 kilómetros por hora, lo que puede provocar variaciones en el tiro de más de 300 metros.

Una vez expuestas las conclusiones de los informes, el ministro de Defensa, ha finalizado su intervención señalando que la investigación no sólo ha servido para esclarecer los hechos, sus circunstancias y sus posibles consecuencias, sino que se ha demostrado útil para reducir las posibilidades de que una tragedia semejante se pueda repetir.

Además ha asegurado que por parte Israelí, la investigación les ha desvelado toda una cadena de errores que se han comprometido a subsanar lo que contribuirá a evitar que las fuerzas de UNIFIL sean las damnificadas por las consecuencias del conflicto que intentan al menos aplacar.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>