Published On: Mie, Jul 6th, 2016

El caos y el hambre se adueñan de Sudán del Sur

Mientras celebra su quinto aniversario como nación, el país se hunde cada vez más en una terrible crisis humanitaria: 4,3 millones de personas sufren una escasez de alimentos severa.

Un nuevo informe[1] publicado esta semana indica que la situación alimentaria de Sudán del Sur se ha deteriorado considerablemente. 4,3 millones de personas necesitan urgentemente ayuda alimentaria, un aumento espectacular desde el comienzo del año. Acción contra el Hambre alerta del hecho de que la situación sólo puede agravarse hasta la próxima cosecha si no se moviliza inmediatamente una respuesta humanitaria a gran escala.

Sin ingresos financieros o acceso a alimentos, Agowuh Lakech, alimenta a sus hijos de hojas que coge de los árboles. “No hemos comido adecuadamente durante días. Temo por mi familia”. La región donde vive Agowuh, Bahr el Ghazal, ha sido clasificada en un nivel cuatro de emergencia, un estadio previo a la hambruna, con un 50% de la población haciendo frente a una situación de inseguridad alimentaria severa. En el estado de Unity, también con un nivel cuatro de alerta, es el 65% de la población sufre una aguda crisis alimentaria. Además, cerca de 5.000 personas que viven en los pantanos, sin ningún tipo de ayuda humanitaria, atrapadas por el conflicto en el condado de Leer, se encuentran  en un nivel de alerta cinco, viviendo una posición de nivel 5, es decir, una crisis alimentaria o hambruna.

Hambre en Sudán del SurAumento de la vulnerabilidad de niños y niñas con el inicio de la temporada de lluvias

“La crisis alimentaria en el norte del estado de Bahr el Ghazal ha alcanzado niveles impresionantes”, señala el director de Acción contra el hambre en Sudán del Sur, Andrea Tamburini. “En los primeros cuatro meses de 2016 vimos cómo el número de niños que sufren desnutrición aguda que ingresaron en nuestros programas de tratamiento aumentó un 50%, un hecho muy alarmante”. La desnutrición debilita el sistema inmunológico y aumenta el riesgo de infección, poniendo en peligro las vidas de muchos niños, tal y como está ocurriendo en la ciudad de Aweil, en el norte de Bahr el Ghazal, donde la situación nutricional es “muy crítica”, según los resultados del último “Cuadro integrado de clasificación de la seguridad alimentaria (IPC)”.

La falta de lluvias, las malas cosechas de 2015 y principios de 2016, los frecuentes saqueos y los problemas de seguridad han dificultado el suministro de alimentos en la región. Además, el cierre de la frontera entre Sudán y Sudán del Sur ha interrumpido el transporte y el abastecimiento de Sudán. Estos factores han contribuido a que desde el comienzo de la estación del hambre en abril, las familias cuenten aún con menos alimentos de lo habitual. “Estamos muy preocupados por el impacto que la estación de las lluvias tendrá sobre la crisis alimentaria”, apunta Andrea Tamburini. “Las provisiones de alimentos y de alimentos terapéuticos deben ponerse en camino de inmediato antes de que las carreteras se vuelvan intransitables y que el acceso a las comunidades con inseguridad alimentaria sea extremadamente difícil”.

La ayuda humanitaria paralizada por la reducción del espacio humanitario y la falta de financiación

La volatilidad de la situación y la reducción del espacio humanitario ponen en riesgo la vida de los profesionales y de la población. Solo en mayo, tres trabajadores humanitarios fueron asesinados en Sudán del Sur y las organizaciones humanitarias han reportado 78 incidentes que han impedido que la ayuda llegue a quienes más la necesita. El 73% de estos incidentes se dirigieron contra personal humanitario y sus equipos, de acuerdo con el último informe de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

El 9 julio marca el quinto aniversario de la independencia de Sudán del Sur. En junio, el Plan de Respuesta Humanitaria 2016 para Sudán del Sur fue financiado en un 31,1%. Necesitada desesperadamente de fondos y amenazada por la continua inseguridad e impunidad, la ayuda humanitaria está fuera del alcance de millones de personas necesitadas. Asimismo, las reservas para el suministro de asistencia alimentaria y nutricional no dispone de fondos suficientes para satisfacer la creciente demanda.

“El mundo está pendiente de Sudán del Sur”, añade Tamburini. “El tiempo de hablar ha terminado. La situación humanitaria ha llegado a un punto de no retorno. El fracaso no es una opción. Instamos a la comunidad internacional a tomar medidas inmediatas, tanto para movilizar fondos como para establecer unos cauces permanentes de suministro, y que la diplomacia ponga fin a esta crisis”.

Acción contra el hambre responde a las necesidades humanitarias urgentes de la población en cuatro estados de Sudán del Sur: Jonglei, Bahr el Ghazal, Warrap y Equatoria central (Juba). Actualmente, más de 350.000 personas reciben apoyo de sus programas de alimentación y nutrición de emergencia, de programas de creación de medios de vida y de intervenciones en materia de agua y saneamiento.

[1] Cadre intégré de classification de la sécurité alimentaire, Juin 2016,  http://www.ipcinfo.org/ ipcinfo-detail-forms/ipcinfo- news-detail/fr/c/421964/



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>