" />
Published On: Jue, Feb 24th, 2005

7:35: Nacho Vigalondo

Europa Press

Nacho Vigalondo, recientemente nominado a los Oscars, ha lamentado, en la presentación de su corto “7:35 de la mañana”, la ausencia de más películas de calidad en España. El cineasta, que no sólo dirige el cortometraje sino que a su vez es guionista, actor, bailarín e incluso cantante del mismo, ofreciendo en ocho minutos una particular coreografía, ya ha conquistado 38 premios en festivales nacionales e internacionales y espera con ilusión la noche de los Oscars el último domingo de febrero.

Vigalondo manifestó su tristeza porque no haya “al menos quince películas como “Mar adentro””, de Amenábar y criticó la separación entre la creatividad y la vía comercial a la hora de hacer cine. “Es una pena que no haya un término medio entre el cine propiamente de autor y el que tiene una concepción más comercial”, opinó. El hecho de que su corto no haya sido nominado a los Goya, no preocupó a Vigalondo y tampoco cree que haya ningún tipo de conspiración en la Academia, “forma parte de su libertad”.

“”7:35 de la mañana”, transcurre en una cafetería madrileña llamada “La Concha”, en la que una mujer percibe algo extraño en el bar donde desayuna todos los días, los demás clientes y camareros están en silencio hasta que empieza a sonar una canción”, esto es lo que Vigalondo responderá a los periodistas estadounidenses cuando le pregunten el argumento de su corto. “Siempre cuento cómo empieza, así dices de qué va sin desvelar nada porque si comentas su contenido sin querer puedes descubrir el final”, advirtió el autor.

Vigalondo, que asistió a la gala de nominados en Los Ángeles, dijo que su corto es diferente a los otros cuatro trabajos audiovisuales nominados, de los cuales “ninguno es estadounidense, pero se diferencian en que tratan temas sociales y duran aproximadamente quince minutos”, señaló.

HUMOR Y TERROR

En este sentido, “7:35 de la mañana” es sustancialmente más corto y combina humor y terror. Además, la idea de hacerlo en blanco y negro, característica que coincide con el corto español “Esposados”, de Juan Carlos Fresnadillo, nominado a los Oscar en 1997, está directamente relacionado con el aire “melancólico y la condición apagada con la que queríamos ambientar el corto”. “Queríamos que el corto pareciese dormido”, puntualizó. Asimismo, el autor añadió que visualmente, no quería añadir datos de lo que ocurre en la pantalla, en ese sentido el blanco y negro es “neutro y evocador”.

En cuanto a sus expectativas en la meca del cine, Vigalondo confesó haber tenido una buena sensación en el pase de su corto, y aseguró que en el peor de los casos, volverá para celebrar con todo el equipo, donde se incluye su madre que participó en el rodaje, “la mejor manera de fracasar”. Sin embargo, Vigalondo no pudo evitar confesar el “subidón” que le causó la reacción del público asistente a la proyección.

FUTUROS RODAJES

Por otra lado, el director admitió y manifestó su agradecimiento al Festival de Gijón, que no sólo le premió sino que le dio la “llave a los Oscars”. Además, Vigalondo no sólo no olvida quienes le han abierto las puertas al éxito sino que recordó cómo consiguió ayudas del gobierno vasco para llevar a cabo su proyecto. “Pasé una noche viajando a San Sebastián en tren con la guitarra a cuestas para obtener fondos de una comisión, y les canté la canción”, aseguró. El guión de “7:35 de la mañana” es en realidad una canción, y explicó que era difícil confiar en una idea así.

El autor, que tiene en sus manos nuevos proyectos, declaró que estar nominado a los Oscars “no van a darme confianza en sí mismo para relajarme” en un futuro rodaje. Vigalondo señaló que está muy ilusionado en un nuevo corto y además planea realizar un largometraje.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>