" />
Published On: Mar, Abr 12th, 2005

Tierra de abundancia

Europa Press

El director alemán Wim Wenders, que reparte su vida entre Alemania y EE UU, asegura que con Bush al frente de la Administración norteamericana, los ciudadanos de este país viven “entre el miedo y la paranoia, por un lado, y la ignorancia, por otro”. Así lo refleja en su última película, “Tierra de abundancia”, en la que habla de la pérdida de la espiritualidad y de la compasión en la sociedad norteamericana, a través de dos personajes: Lana (Michelle Williams), una joven recién llegada de Palestina con creencias religiosas y conocedora del odio a los EE UU en el resto del mundo; y su tío Paul (John Diehl), un veterano de Vietnam obsesionado con los ataques terroristas tras el 11-S.

“Tierra de abundancia”, que toma su título de un tema del músico Leonard Cohen incluido en la banda sonora, “no es una película antiamericana”, afirmó hoy en Madrid Wenders. “Versa sobre el dolor, la paranoia y la confusión”, afirmó el presidente de la Academia de Cine Europeo, destacando que con Bush los ciudadanos sienten “miedo y paranoia, por un lado, e ignorancia, por otro”.

Wenders explicó que sintió la necesidad de hacer esta película tras los ataques del 11-S y el inicio de la guerra en Irak. Rodó este filme en verano de 2003, cuando EE UU acababa de entrar en la guerra “rechazada por el resto del mundo”. “El mismo Papa la rechazaba”, subrayó el director, que vivió unos momentos “muy incómodos” para un extranjero que vivía en EE UU.

El cineasta recordó que el 11-S por sí mismo fue un hecho para “asustar a todos” y más a los estadounidenses. Pero destacó que el Gobierno perdió una gran oportunidad tras los ataques, porque el mundo entero se solidarizó con EE UU, y podía haberse dado un cambio en la política internacional. “Hubo una oportunidad para ir a la verdadera causa del terrorismo, de la injustia y de la pobreza, pero la reacción de venganza y de querer ejercer el poder acabó con esa buena voluntad”, puntualizó.

MILLONES DE SIN TECHO

Wenders recordó cómo el Gobierno se empeñó en que reinara el miedo y cómo utilizó el 11-S para su agenda. Precisamente en ese momento histórico, en el que los ciudadanos están más atemorizados y con más desconocimiento de la realidad, arranca “Tierra de abundancia”, con la llegada de Lana de su viaje de Palestina a EE UU. Cuando llega a Los Angeles colabora en una casa de acogida a sin techo y emprende la búsqueda de su tío Paul, un pobre hombre patriótico y obsesivo, que dedica su vida a investigar por su cuenta, sin pertenecer al ejército ni a la policía, posibles redes terroristas.

La historia de ambos se une cuando en el albergue matan a tiros a un joven musulmán al que Paul lleva días siguiendo porque sospecha que pertenece a una célula terrorista. Lana le ayudará a saber quién era este sujeto con un desenlace inesperado.

“Lana representa a millones de jóvenes en EE UU, que creen en otros principios”, dijo Wenders, quien quiso enfrentar a ambos personajes, pero haciendo que se respetaran el uno al otro. “Lana no trata de convencer a su tío de que está equivocado. Unicamente le muestra con su vida y su actitud que es lo que ella apoya. De este modo consigue llegar a Paul, su único familiar vivo, mejor que con cualquier otro argumentó”, agregó un director que considera que el sueño americano ha dejado de existir con la era Bush.

ENGAÑO Y FALSO PATRIOTISMO

Los escenarios de “Tierra de abundancia” son también protagonistas. Wenders muestra la zona más pobre de Los Angeles, donde viven millones de pobres; además de un pueblecito: Trona, en el desierto de Mojave. “Trona adquiere una enorme importancia dentro de la historia. Es una pequeña ciudad sumida en una grave depresión. El punto en común con Los Angeles es la pobreza”, dijo sobre esta “road-movie”, de la que considera que como “Farenheit 9/11” “se adentra y examina los mismos territorios de falta de honradez, de engaño, de falso patriotismo y de manipulación”.

Sobre el rodaje de esta producción de bajo presupuesto, que ya se ha estrenado en Francia, Italia y Alemania y llega ahora a España, Wenders dijo que se rodó en digital, cámara en mano. “Cuanto de más dinero dispones, menos puedes decidir”, dijo, agregando que para hacer una película sin a penas recursos “hay que ser muy inventivo”.

En cuanto a las críticas que realizó sobre la película “El hundimiento”, candidata alemana a los Oscar de Hollywood, Wenders recordó que, normalemnete, sólo le gusta hablar de filmes que le gustan, pero con éste hizo una excepción. “Tuve mucho resentimiento hacia aquella película, es demasiado sensacionalista, convierte el régimen nazi en un drama personal”, dijo, calificándola de “película muy peligrosa”.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>