" />
Published On: Vie, Jun 22nd, 2007

Un Futuro de Cine

Europa Press

De finalista del concurso Míster España 2002 a ganador del Premio Un Futuro de Cine 2007 del 22 Festival Internacional de Cine Cinema Jove de Valencia. Así se puede resumir hasta el momento la trayectoria del actor castellonense Miguel Ángel Silvestre, que asegura que es “muy consciente de que tener un físico como el mío ayuda mucho y por eso lo exploto”.

El joven intérprete, que está preparando su salto al cine norteamericano, reconoce que “nunca imaginé lo que me está ocurriendo: el pensar que hace unos años era deportista y ahora mi vida es hacer cine”.

Al enterarse de que iba a recibir el premio Un futuro de Cine de Cinema Jove declaró entre risas que “sigo noqueado, es el mejor golpe que me han dado: golpes así los encajo muy bien.” El actor avanzó además su próximo proyecto, una producción norteamericana rodada en Europa que cuenta entre otros actores con la participación de Timothy Dalton –el 007 de “Licencia para matar”–, Jonathan Andrews (“Cream pie”). Se trata de un thriller donde Miguel Ángel Silvestre interpreta a dos gemelos.

Nacido en Castellón hace 25 años, Miguel Ángel Silvestre se estuvo preparando durante mucho tiempo para ser tenista, pero una lesión truncó sus planes. El destino, porque Miguel Ángel Silvestre no cree en las casualidades, le condujo a la interpretación y, gracias a sus papeles en “Vida y color” y, sobre todo, “La distancia”, se ha convertido en una de las promesas más firmes del cine español.

En la actualidad, tiene una agenda llena de proyectos, a los que debe sumarse la coproducción hispano-mexicana “3:19”, todavía inédita y que rodó precisamente en Valencia, y una producción norteamericana con Timothy Dalton. Actualmente está rodando en Torrente Zhao, una película sobre las adopciones de niñas chinas.

Silvestre se dio a conocer en la ópera prima de Santiago Tabernero, “Vida y color”, una historia de iniciación situada en la grisacea España de la transición. El filme transcurría en un barrio marginal, donde convivían cordialmente payos y gitanos, ajenos a unos siniestros secretos que les marcarían para siempre. Miguel Ángel encarnaba a un encantador “macarra” pero no dejaba de ser todavía uno más, en medio de un amplio reparto coral con nombres conocidos.

Un año después, le llegó su auténtica oportunidad. Tras su paso por una serie de televisión, el debutante Iñaki Dorronsoro lo convirtió en el personaje central de “La distancia”, una historia oscura, que, conjugando el mundo del boxeo con el de la corrupción policial, seguía el periplo de unos personajes abocados irremediablemente al fracaso.

El actor valenciano volvió a sorprender al meterse en la piel de un boxeador que recibía golpes muy duros, tanto en el cuadrilátero como fuera de éste. “Me vino muy bien acercarme al boxeo, porque gracias al tenis ya sabía lo que era entrenar cinco horas al día”, comentó el artista, que agregó que “lo que no fue tan sencillo es hacerme amigo del dolor, porque el boxeo es un deporte de contacto y me llevé más de un golpe”.

Silvestre se preparó a conciencia para este papel, sometiéndose a una rigurosa preparación física y llegando a aumentar su masa muscular diez kilos. Ironías de la vida, un tiempo después, se vería obligado a adelgazar prácticamente esa misma cantidad para encarnar a un enfermo de cáncer en “3:19”, que rodó en Valencia el mexicano Dany Saadia.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>