" />
Published On: Mie, Oct 31st, 2007

La luna en botella

El próximo 16 de noviembre se estrenará la película La luna en botella, ópera prima de Grojo (Madrid, 1971), realizador y guionista con varios cortometrajes en su haber, algunos de ellos con importantes premios y nominaciones, como en Cinema Jove o en los Goya.
En esta ocasión cuenta con un reparto en el que figuran actores de la talla de Federico Luppi, actor argentino nacionalizado español que empezó su carrera en 1964, o Edu Soto, quien cuenta con una experiencia más discreta en cine pero no con menos popularidad en nuestro país debido a sus personajes de el Neng o el Notario en el programa de Buenafuente.

Grojo, que dirige el film, afirma que “hay gente a quien le encanta decir que NO. Gente que se harta de oírlo. Y hay gente cuya vida se ha roto después de un NO. La luna en botella es la historia de algunos de ellos, gente que sueña con cambiar de vida con utopías cotidianas, aquéllas que no pretenden necesariamente cambiar el mundo, sino la forma en que éste nos trata. A medida que la historia avanza, los personajes descubren que no todo es imposible y que siempre existe una segunda oportunidad; basta creer realmente en ello.”

El director hace balance de su primera experiencia al frente de un largometraje: “el rodaje fue bien, muy agradable. No hubo conflictos ni complicaciones insalvables. Rodábamos a un ritmo bastante fuerte, quince o veinte planos cada día, porque temía dejar fuera cosas que después pudiera echar en falta a la hora de editar; prefiero descartar en la sala de montaje”. El productor veía cómo el guión tomaba forma: “Grojo ha trabajado muy bien los personajes: son maravillosos, reales y atípicos al mismo tiempo. Lo bueno es que te los llevas a casa, necesitas saber de dónde vienen y qué les va a pasar”.

El reparto, coral e internacional, funcionaba con precisión, incluso los intérpretes menos “racionales”, como recuerda Grojo: «el burro que aparece cada poco en el Rossignol (y hasta en el cartel de la película) era un actor de método; se metía en el papel y siempre lo clavaba». Edmon Roch tiene una explicación a la profesionalidad del asno: “Suponemos que sus dos años de escenario con Pepe Sacristán y Paloma San Basilio en El Hombre de La Mancha le curtieron”. No fue el único animal presente (y no nos referimos a la legendaria brutalidad de las gentes del cine), sus compañeros también cumplieron: “Fuera de Los Angeles, es en Londres donde tienen uno de los mejores catálogos de cucarachas; la nuestra cumplió a la primera. También tuvimos que descartar la idea de rodar con un gato persa tuneado de azul, y escoger un gatito más pequeño que no diera problemas”.

Los exteriores más o menos complejos se suceden. ¿Cómo se mete un huevo gigante en la plaza mayor de Guadalajara? Responde Edmon: “llamas a Raúl Romanillos [encargado de efectos especiales], le pides que ancle una base y que construya tres cuartas partes del huevo; para el resto te confías a la magia de los ordenadores de El Ranchito”. Y acabando el rodaje, la tristeza por la ausencia definitiva del diseñador Toni Galindo, involucrado en las primeras imágenes promocionales del proyecto. Pero, finalmente, la película está hecha. Casi es tanto como decir que ha sido posible meter la luna en una botella.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>