" />
Published On: Mie, Nov 21st, 2007

Muere Fernando Fernán-Gómez

Europa Press

Fernando Fernán-Gómez nació en Lima (Perú) el 28 de agosto de 1921 durante una gira sudamericana que realizó su madre, la también actriz, Carole Fernán Gómez. A los tres años de edad, el actor se desplazó a Madrid con su familia, ciudad donde estaría ligado el resto de su vida.

Ya en su juventud, Fernán-Gómez realizó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid, pero pronto abandonaría la carrera para dedicarse por completo a la interpretación. En estos primeros pasos como actor, Fernán Gómez estudió en la compañía de Teatro de Laura Pinillos.

En la década de los 40, el actor estaría estrechamente ligado a la figura del dramaturgo Enrique Jardiel Poncela, interpretando las comedias más relevantes del escritor.

Durante este periodo, Fernando Fernán-Gómez se casó con la cantante María Dolores Pradera (1947), de la que se divivorciaría posteriormente en 1959. Fruto de esta relación es el nacimiento de dos hijos, Fernando y la también actriz Helena Fernán Gómez. En el terreno sentimental, Fernando Fernán-Gómez ha mantenido después durante muchos años una relación con la actriz Emma Cohen.

Desde su debut en la gran pantalla con la película “Cristina de Guzmán” (1943), la presencia del actor se convirtió en uno de los rostros con más prestigio y popularidad del cine patrio, encadenando títulos tan relevantes en la década de los 50 como “Balarrasa” (1951), “Esa pareja feliz” de José Luis García Berlanga y Juan Antonio Bardem, “El capitán Veneno” (1951), “Los ojos dejan huellas” (1952), “Viaje de novios” (1957), “El Fenómeno” (1956), “Ana dice sí” (1957), “El inquilino” (1957), “Las muchachas de azul” (1957), “Ana dice sí” (1958) y “La vida alrededor”. De esta época destaca sus múltiples trabajos con la actriz argentina Analiá Gadé.

TÍTULOS DESTACOS DE SU FILMOGRAFÍA.

Durante los años posteriores, Fernán-Gómez se consolidó como un interprete consolidado y arriesgado, participando en películas de los directores más innovadores como “El espíritu de la Colmena” de Víctor Erice, “La leyenda del Alcalde de Zalamea” (1973) de Mario Camús, “Ana y los lobos” (1973) de Carlos Saura “El anacoreta” (1976) de Juan Estelrich, “Los restos del naufragio” (1978) de Ricardo Franco o “Mamá cumple 100 años” (1979), también de Carlos Saura.

Otros títulos destacados de los 80 fueron sus papeles en “Soldados de Plomo” (1983) de José Sacristán, “La colmena” (1983) de Mario Camús, “Feroz” (1984) o “La mitad del cielo” de Manuel Gutiérrez Aragón,

Desde los 90 hasta sus últimos trabajos, Fernán Gómez se mantuvo constante en su actividad interpretativa, destacando en trabajos como “El rey pasmado” (1991) y “Plenilunio” (1999) de Imanol Uribe, “Belle Èpoque” (1992) de Fernando Trueba, “El abuelo” (1998) y “Tiovivo” (2004) de José Luis Garci, “La lengua de las mariposas” (1999) de José Luis Cuerda, “Todo sobre mi madre” (1999) de Pedro Almodóvar y “En la ciudad sin límites” (2002) de Antonio Hernández. Los títulos más recientes son “Mia Sarah de Gustavo Ron y “La silla de Fernando” de David Trueba, ambas rodadas en el 2006. Esta última consiste una especie de monólogo autobiográfico en donde Fernando muestra sus opiniones sobre diversos temas a preguntas de Trueba.

También ha pasado al otro lado de la cámara al dirigir películas como el caso de “Mambrú se fue a la guerra” (1986) y “El viaje a ninguna parte” (1986), donde ganó sendos Goyas al Mejor Actor y Director respectivamente.

ESCRITOR Y MIEMBRO DE LA RAE.

Sin embargo, la creatividad de Fernando Fernán-Gómez no se redujo al campo estrictamente escénico y cinematográfico, pasando en la década de los 70 a ser uno de los escritores más interesantes de la dramaturgia española. Así, se alzaría con el premio Lope de Vega de Teatro por su obra teatral más conocida “Las bicicletas son para el verano”, que posteriormente adaptaría al cine.

Camino similar transitó con su novela “El viaje a ninguna parte”, de la que realizaría también una adaptación cinematográfica por la que consiguió el Goya al mejor director. Otros escritos relevantes de Fernán Gómez son “El vendedor de naranjas”, “El mar amor”. “El tiempo de los trenes” o “El canto es vuelo”.

Como colofón a esta carrera literaria, Fernando Fernán-Gómez ingresó como miembro de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) en el año 2000, que supuso un reconocimiento del gremio literario a su capacidad creadora y dominio del lenguaje.

PREMIOS A TODA UNA VIDA.

Su exitosa carrera como actor y director queda plasmada en los numerosos premios recibidos a lo largo de su trayectoria como el premio Goya al Mejor Actor secundario y al Mejor Guión Adaptado por “Belle Èpoque” (1992) y “El Lazarillo de Tormes” (2001) respectivamente, así como el Goya al Mejor Actor por su interpretación en la película de José Luis Garcí, “El abuelo” (1998).

También ha conseguido por su labor cinematográfica el Premio Donostia en el Festival de Cine de San Sebastián (2001) y el oso de Honor del Festival de Cine de Berlín (2005) y Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1995).

Pero especialmente fructífero para Fernando Fernán-Gómez fueron los años 1985 y 86, donde se alzaría con el Goya al Mejor Director por “El viaje a ninguna parte” (1986) y al Mejor Actor por su papel en “Mambrú se fue a la guerra” (1985).



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>