" />
Published On: Vie, Jun 20th, 2008

Ana Fernández protagoniza “Bienvenido a Farewell-Gutmann”, “una fábula sobre la ambición y las enfermedades del alma”.

Europa Press

Ana Fernández protagoniza “Bienvenido a Farewell-Gutmann”, “una fábula poética sobre la ambición y las enfermedades del alma”, como ella misma definió hoy durante una rueda de prensa en Madrid. Los actores Lluís Soler, Adolfo Fernández y Héctor Colomé completan el reparto de la cinta, que muestra la lucha por el poder de tres empleados de Recursos Humanos de una empresa farmacéutica. Xavi Puebla dirige esta película, que se estrena el día 4 de julio.

Fernández, que obtuvo por su trabajo en esta cinta el premio a la Mejor Actriz en el pasado Festival de Cine Español de Málaga, da vida a Adela, una ambiciosa y fría ejecutiva, cuyo sueño es llegar a dirigir el departamento de Recursos Humanos en el que trabaja, tras la muerte repentina de su jefe.

Para conseguir el puesto tendrá que competir con sus dos compañeros: Lázaro (Fernández), con el que además mantiene una relación, y quien considera es el mejor formado para el cargo; y Fernando (Soler), que está hundido desde que su mujer le abandonó al ser degradado y cree que con un ascenso podrá recuperarla. Luger (Colomé) será el encargado de hacerles pasar por un extraño proceso de selección.

“Todos ellos son personajes simpáticos cuando llegan al fondo y caen”, dijo la actriz, considerando que son tres personajes que tras ver lo miserable de sus vidas, deciden reflexionar. “Eso es lo que les aleja de ser unos monstruos”, dijo sobre esta “fábula poética sobre la ambición y el poder”.

DETRÁS DE UN DISFRAZ

Pero, al tiempo, consideró que la película también muestra “las enfermedades del alma”. “Adela es una mujer que se enfrenta a sus miedos. Se da cuenta de que está castrada sentimentalmente”, apuntó sobre una mujer que “hace del trabajo su vida”.

Adolfo Fernández detalló que los tres personajes hacen surgir “lo peor de ellos mismos”, con la muerte del jefe al que va a suceder uno de ellos. “Están recubiertos de un disfraz y se basan en leyes primitivas. Pero todos quedan redimidos, acaban pidiendo perdón y llorando”, matizó.

Soler, por su parte, explicó que los tres protagonistas “luchan por conseguir un trabajo mejor y son personajes con debilidades”. En cuanto a los parecidos de “Bienvenido a Farewell-Gutmann” con cintas como “El método Grönholm”, “Casual Day” o “Smoking room”, precisó que la diferencia en que sus personajes “juegan con lo que les ocurre fuera del trabajo”.

ALGO ONÍRICO

En este sentido, Xavi Puebla apuntó que su película, está basada en su cortometraje “La entrevista”, de 1998, que se parecía más a “El método” si bien luego decidió que tuviera otro tono. “El trabajo cada vez ocupa más una parte fundamental en nuestras vidas y el cine español lo refleja”, dijo, precisando que, no obstante, si en su filme el punto de partida es “lo profesional”, quiso llegar a hacer “una fábula, algo onírico”, a partir de la llegada de Luger.

“Luger es la parte metafórica del filme”, precisó, detallando que este personaje saca a relucir los “pecados personales e indaga en los fallos” de los protagonistas. “La idea era que la empresa fuera un microcosmos de la sociedad”, prosiguió el director, señalando que serán valorados no por sus méritos profesionales sino por los errores en sus vidas. “Es algo más que una lucha por el poder”, subrayó.

Pese a mostrar la parte más ambiciosa de los personajes, Puebla recordó que, al final, se ve que “todos muestran que llevan algo bello dentro”. “Quería hacer poesía de la prosa del trabajo, para quedarnos con el alma de los personajes”, afirmó, sobre tres personajes que buscan “sucedáneos de la felicidad” a través del alcohol, las mujeres o el trabajo.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>