Batalla de catetos

Para situarnos: la polémica parte del hecho de que los partidos políticos nacionalistas quieren que las lenguas que son oficiales en sus respectivas comunidades autónomas sean oficiales también en la Unión Europea. El ministro de asuntos exteriores plantea esta cuestión a la Comisión Europea pidiendo que sean oficiales en la Unión Europea las lenguas que las comunidades autónomas españolas han declarado oficiales, a la sazón, el catalán, el vasco, el gallego y el valenciano.
Entonces los catalanes montan en cólera porque dicen que el valenciano es catalán con otro nombre y no debería permitirse esa "usurpación".

Desde el punto de vista de la Unión Europea, el asunto se mira con extrañeza y con algo de irritación. Con una perspectiva global, no es difícil darse cuenta de lo que los nacionalismos suspusieron para Europa en el siglo pasado. Citándolos por sus cabecillas, los nombres de Franco, Mussolini, Hitler, Milosevich y demás perlas, ponen los pelos de punta y, por eso, desde Europa no se entiende este renacer de los nacionalismos en España, que se supone que debía ser un país moderno e integrador en el que primaran los movimientos progresistas y unificadores y no los partidos disgregadores basados en la exclusión. En medio de un proceso de UNIÓN europea, todo esto le resulta sorprendente; cuando se está planteando la unificación de las políticas fiscales comunitarias es cuando menos pintoresco que desde cada autonomía se pida una agencia tributaria propia; y así en todos los ámbitos.

Desde el Gobierno, que no parece muy entusiasmado con la idea de ir pidiendo por Europa cosas en las que ellos mismos no creen, lo ven como un canon que hay que pagar para que los partidos nacionalistas sostengan su minoría parlamentaria.

Desde los partidos nacionalistas, ésta es otra batalla que hay que ganar al Gobierno central para erosionar todo lo que sea posible la idea de que existe algo llamado España o un idioma llamado español que nos sirve a todos para comunicarnos.

Desde la calle, eso del "yo sí pero tú no" resulta simplemente ridículo. Mientras 8.000 trabajadores de Izar se van a quedar irremisiblemente en la calle, mientras un millón de inmigrantes irregulares pululan por nuestras calles, mientras existen dos millones de personas en el subempleo y en la economía sumergida... los partidos políticos se dedican a discutir si tú eres mejor que yo, si eso lo inventó mi abuelo y no el tuyo o si lo legal es moral o lo moral es legal o lo histórico es moral pero ilegal o lo lo moral es histórico o ilegal o vaya usted a saber que.

                                                                                                    Moderador
Otros articulos