Deforestación que amenaza la Amazonia

Europa Press

América Latina y el Caribe sufren un acelerado proceso de destrucción de bosques que en 2003 causó la pérdida de 2,5 millones de hectáreas de selva en la Amazonia, zona donde está reunida la mitad de la diversidad biológica del planeta, según denunciaron participantes de la Cumbre Climática.

"En América Latina y el Caribe tenemos un proceso intenso de deforestación", dijo Ricardo Sánchez Sosa, director de la oficina regional para América Latina del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

"Sólo en 2003 se perdieron 2,5 millones de hectáreas en la Amazonia. En México desaparecen más de 700.000 hectáreas de bosques por año; Centroamérica tiene la principal tasa de deforestación del planeta; los países andinos pierden 300.000 hectáreas de bosques por año", detalló.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO en suss siglas en inglés), la tasa de deforestación en Brasil en la década de los 90 fue de un 0,4% anual, en Argentina de un 0,8% y en México de un 1,1%.

Según el funcionario, "todo esto significa una intensificación de procesos de deforestación en los últimos años: en los 90 totalizaron más de 46 millones de hectáreas de reducción de bosques" en los 33 países de América Latina y el Caribe.

Sánchez Sosa explicó que la región produce un 4,3% de las emisiones globales totales de bióxido de carbono por procesos industriales, pero es responsable de un 48,3% de las emisiones causadas por cambio de uso del suelo, básicamente la transformación de zonas de bosques para la agricultura.

El funcionario dijo que la masa boscosa creció sólo en Uruguay, Costa Rica y Cuba, "tres países pequeños con importantes programas ambientales; en todos los demás continúa la tendencia a disminuir su cubierta forestal".

Brasil, en cuyo territorio se despliega la mayor cantidad de bosques de América Latina y del Caribe y tiene lugar el mayor volumen de deforestación, informó el pasado viernes que ésta progresa en la Amazonia a un ritmo de 1,7 millones de hectáreas anuales.

TALA DE ARBOLES

El informe Cambio Climático en América Latina y el Caribe, presentado ayer por el PNUMA y el Gobierno de México, informó que la tala de árboles en la Amazonia brasileña durante la pasada década aumentó un 32%, pasando de 14.000 a más de 18.000 kilómetros cuadrados (1,8 millones de hectáreas) por año". Los funcionarios brasileños admiten que desde 1990, su país ha perdido un 16,5% de su masa boscosa.

El país sudamericano dio la información en el acto en el que presentó su primera comunicación nacional a la Convención de Cambio Climático de las Naciones Unidas, con el correspondiente inventario de los procesos que producen gases de efecto invernadero en su territorio.

Paulo Capobianco, ministro de Ambiente de Brasil, informó que en 2003, su Ejecutivo creó una comisión interministerial, entre trece Ministerios, para ejecutar un plan de acción para prevenir y controlar la deforestación de la Amazonia del país. Para Sánchez Sosa, dicha decisión de Brasilia "demuestra la voluntad política de luchar contra la deforestación".

Raúl Estrada Oyuela, representante de Argentina, dijo que su país viene invirtiendo desde hace años para revertir el proceso de deforestación, y que gracias a sus bosques "captura un 30% del carbono que emite".

"Es cierto que hay tala pero es selectiva, apunta a la madera buena, pero el monte sigue allí, y experimenta también una recuperación natural. En el balance de carbono no importa el valor comercial de los árboles que siguen en pie, aunque es verdad que hay un decrecimiento de los bosques en todo el país", admitió.
Otros articulos