Especies en extinción

Europa Press

Más de 25 especies amenazadas en Andalucía con peligro o vulnerables a la extinción cuentan con programas de conservación e incluso de reintroducción en la comunidad, si bien los casos más conocidos son los del lince ibérico, el águila imperial ibérica o el quebrantahuesos, que desapareció de los cielos de Andalucía hace 20 años.

Según los datos aportados por la Consejería de Medio Ambiente a Europa Press, dos mamíferos son objeto de programas específicos en la comunidad. Andalucía se ha convertido en la única región española que mantiene poblaciones viables de lince ibérico, en torno a 150-160 en Sierra Morena y 45-55 en Doñana según los censos de 2005.

Además, cuenta con un programa de cría en cautividad en el Centro de El Acebuche, en Doñana, donde en abril de 2005 se consiguió por primer vez nacimientos, al que se sumarán dos nuevos centros en Jaén y Córdoba. El programa europeo LIFE II dota con 26 millones de euros hasta 2011 para la conservación de esta especie.

Por su parte, la población de lobos que habitaba desde hace décadas los parajes andaluces se ha visto reducida a las zonas de Jaén y Córdoba en Sierra Morena, donde una colonia de nueve a once grupos familiares, lo que supone entre 60 y 80 individuos, habita y se reproduce en el periodo invernal.

Por ello, la Consejería andaluza de Medio Ambiente cuenta con un programa de actuaciones y gestión de la población del lobo en Andalucía para evitar la extinción de "la única población amenazada" en España de esta especie.

En cuanto a reptiles, tienen programas de conservación el camaleón y la tortuga mora. El territorio andaluz es el área de distribución exclusiva o principal en la Península Ibérica de especies como la tortuga mora o la lagartija de Valverde, y posee además la única especie de saurio arborícola de Europa occidental, el camaleón común.

Los caracoles terrestres también tienen un programa de conservación. Andalucía es la zona más destacable en cuanto al consumo de esta especie y a la tradición de actividades en torno al caracol. Asimismo, es objeto de protección el cangrejo de río autóctono.

Hace tan sólo 40 años, el cangrejo de río autóctono habitaba en numerosos ríos y acequias de Granada, Jaén, Málaga, Sierras Subbéticas de Córdoba y Grazalema en Cádiz mientras en el resto del territorio andaluz existían poblaciones dispersas. Desde la última década, el cangrejo de río autóctono de Andalucía ha sufrido una regresión de sus poblaciones superior al 50 por ciento, debido en gran parte a la invasión del cangrejo rojo americano, que porta un hongo mortal para el cangrejo nativo.

AVES

Pero son las aves las que cuentan con un mayor número de programas. Los más conocidos son las acciones para evitar la extinción del águila imperial ibérica, unas 50 parejas entre Doñana y las partes oriental y occidental de Sierra Morena que suponen la cuarta parte de la población mundial; y el quebrantahuesos, un águila que fue avistada por última vez en la comunidad hace 20 años y que en mayo volvió a volar en Andalucía gracia un programa de reintroducción de la especie.

Sin embargo, casi 20 aves más tienen programas de conservación, caso de la cerceta pardilla; el alimoche común; el buitre negro; el aguilucho cenizo; el águila-azor perdicera; el águila pescadora; el cernícalo primilla; la focha moruna; la avutarda o el ibis eremita --ésta con un programa de reintroducción en Cádiz--.

Entre las esteparias, destacan el sisón común, el alcaraván, el ganga ortega, la carraca; la alondra de Dupont; la calandria; el camachuelo trompetero y la curruca tomillera.

CRITERIOS

Según explicaron a Europa Press desde la Consejería de Medio Ambiente, los programas se han aplicado a aquellas especies cuyas poblaciones se encuentran en estado crítico en el territorio andaluz e incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas regulado en el Real Decreto 439/1990, que viene a fijar las especies prioritarias en el marco nacional, y en el Catálogo Andaluz de Especies de Fauna amenazada, aprobado por la Ley 8/2003 de la Flora y la Fauna Silvestres de Andalucía.

Los programas de conservación tienen como objetivo general, común a todos ellos, "garantizar la protección y conservación de las especies, a fin de mantener unas poblaciones estables y con garantías de viabilidad futura"; mientras que los programas de reintroducción, para aquellas especies extintas en la región, centran su objetivo en "establecer una población permanente con garantías suficientes de viabilidad genética y demográfica a largo plazo".

Para ello, los programas incluyen el desarrollo de diferentes medidas, adaptadas a las necesidades de conservación de cada especie, que pueden agruparse en actuaciones de conservación de la especie y su hábitat, destacando los esfuerzos que se realizan para implicar a los propietarios de fincas privadas, organizaciones no gubernamentales y otros agentes sociales en estos trabajos así como la cría en cautividad; seguimiento y censo de poblaciones en el tiempo y en el especio para avaluar su evolución; divulgación, sensibilización y difusión y, por último, medidas legales y administrativas de protección de las especies y sus hábitats.
Otros articulos