" />
Published On: Mie, Nov 17th, 2004

La energía que viene

Europa Press

España es uno de los países que junto a Alemania, Italia, Reino Unido, Países Bajos y Suecia podría cubrir, a largo plazo, entre el 10 y el 60 por ciento de su demanda eléctrica gracias a la implantación de paneles fotovoltaicos de energía solar, según las estimaciones presentadas hoy por la Comisión Europea durante la Conferencia sobre energías renovables que se celebró en la ciudad sueca de Upsal.

En esta jornada, el Ejecutivo comunitario propuso ampliar las investigaciones “para utilizar el sol y la tierra como fuentes de energía” y presentó los proyectos H-Alpha-Solar y PROCIS. En el primer caso, investigadores de Francia, Portugal y Países Bajos han apostado por esta nueva tecnología a partir de la fabricación con silicio de aparatos de energía solar, con un buen resultado tanto en el coste como en la eficacia.

Por su parte, PROCIS es un proyecto de investigadores de Suecia, Alemania, Francia y Suiza que han desarrollado una tecnología eficaz y poco costosa, gracias al uso de productos que sustituyen al silicio con los que han construido módulos menos caros de pila solar. “Esto es el inicio de una nueva generación tecnológica que presenta una buena relación entre coste y eficacia en el trato de los módulos solares”, afirmó la Comisión Europea.

El Ejecutivo comunitario indicó que debido a la subida del precio del petróleo, los desafíos medioambientales y la evolución de la legislación hay una “urgente” necesidad de desarrollar alternativas que permitan reemplazar los combustibles fósiles por energías renovables.

Igualmente, afirmó que la biomasa, los residuos agrícolas y los restos orgánicos son las únicas fuentes de energías renovables capaces de aprovisionar, a gran escala, carburante líquido para los transportes, y esto en un sector que depende en un 97 por ciento del petróleo, cuya mayor parte es importada.

“Deberíamos hacer lo imposible para desarrollar fuentes nuevas y renovables de energía con el fin de reducir nuestra dependencia de fuentes exteriores, protegiendo nuestro medio ambiente”, declaró el comisario europeo responsable para el Desarrollo, Louis Michel. “Debemos encontrar soluciones para convertir los recientes resultados de la investigación en alternativas rentables y apropiadas para una utilización cotidiana”, destacó el comisario.

En la conferencia de Upsal fueron también presentados los proyectos Time y Bioelectricity, sobre la tecnología en la bioenergía (obtención y la utilización de la energía en los seres vivos). En concreto, Time nace del trabajo de un equipo de investigadores de Dinamarca, Finlandia, Hungría, Italia, Suecia y Países Bajos que intenta encontrar el modo de transformar la biomasa, en concreto la celulosa de vegetales y árboles, en etanol para usarlo como carburante.

Por su parte, un equipo compuesto de los principales institutos de investigación de Francia, Grecia, Italia, Países Bajos y Reino Unido han dado nombre a Bioelectricity, proyecto con el que explicaron en Suecia cómo la biomasa puede convertirse en hidrógeno para producir electricidad.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>