" />
Published On: Lun, Feb 14th, 2005

Aplicando aleaciones metálicas

Europa Press

El Grupo de Física Aplicada de la Universitat de les Illes Balears (UIB), dirigido por el doctor Eduard Cesari, ha descubierto recientemente los beneficios médicos e industriales que se pueden derivar de la transformación y aplicación de diversas aleaciones metálicas entre materiales, como el cobre, el zinc y el aluminio, un proceso que puede ser aprovechado a fin de procurar reparaciones tanto en materia sanitaria como en otros ámbitos.

En un comunicado, la UIB explicó que estos expertos se han centrado en los últimos meses en el estudio de las denominadas aleaciones con memoria de forma ferromagnéticas, cuyos átomos experimentan diversos cambios dependiendo de la temperatura, de modo que estos materiales, al aplicarse entre otros aspectos a algunas partes del cuerpo, pueden causar numerosas mejoras.

En este sentido, los físicos señalaron que, por ejemplo, un hilo de níquel y titanio con estas características que sea ajustado a los dientes de un paciente que necesite una ortodoncia, recobrará su forma original al notar el calor de la boca, lo que obligará a los dientes a adaptarse a esta configuración y a alcanzar una colocación correcta dentro de la boca.

Otros beneficios que se alcanzan con esta aleación son los dispositivos de cirugía no invasiva, al ser posible introducir un hilo de níquel y titanio en el cólon de un paciente y, ya en el interior, que el hilo recupere su forma de fase matriz. Así, el cirujano dispondría de un microbisturí especialmente diseñado para seccionar pólipos intestinales.

Esta es una de las aplicaciones de los materiales con memoria de forma, a la que se suma su utilización en antenas para satélites desplegables, dispositivos para ortopedia y para cirugía no invasiva y sensores aplicables a distinta maquinaria, como válvulas y resortes. “Un objeto con estas cualidades puede hacer que su aplicación en una zona corporal o en otro elemento corrija el defecto que éste padece, obligándole a adaptarse al objeto con memoria de forma”, aseguró Cesari.

Los expertos de la UIB han apuntado que, al variar la temperatura, los átomos de ciertas aleaciones sufren reestructuraciones, lo que provoca que estos materiales sean deformados fácilmente, recuperando su forma inicial al calentarse y haciendo presión sobre los objetos sobre los que son sometidas, como los dientes.

“Se trata de una investigación básica sin la cual sería imposible desarrollar y mejorar las aleaciones para aplicarlas a los distintos campos de la sanidad y la industria con garantías de fiabilidad”, agregó Cesari, que lidera un grupo formado por otros miembros como los doctores y profesores de Física Aplicada Antoni Amengual, Concepción Seguí, Jaime Pons y Catalina Picornell, Sergey Kustov, Rubén Santamaría y Francesc Masdeu.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>