" />
Published On: Lun, Jul 18th, 2005

Cerveza y salud

Europa Press

El consumo moderado de cerveza retrasa la menopausia en las mujeres un promedio de dos años, según los datos de un estudio presentado con motivo de las “Jornadas Gastronómicas de la Cerveza en Restaurantes Revelación”, promovidas por Cerveceros de España.

Según los expertos, diversos estudios realizados en distintos países concluyen que el nivel de estrógenos en sangre es mayor en el caso de mujeres consumidoras de alcohol que en abstemias.

A este respecto, la cerveza contiene fitoestrógenos –compuestos de estructura química muy próxima a la de los estrógenos naturales– que serían responsables de un retraso de dos años, como promedio, en la aparición de la menopausia en mujeres que beben cerveza con moderación.

Asimismo, estudios científicos revelan que los bebedores moderados de cerveza tienen un 60% menos de riesgo de sufrir ataques cardiacos que los grandes bebedores y los abstemios, teniendo una incidencia menor de cardiopatía isquémica (angina de pecho e infarto), hipertensión arterial, accidentes vascular cerebral y diabetes mellitus. Además, el consumo moderado de alcohol aumenta el “colesterol bueno” (HDL), reduciendo riesgos de enfermedades y accidentes cardiovasculares.

Además, beber cerveza promueve la secreción de jugos gástricos, facilita la digestión y estimula el apetito, por las sustancias amargas del lúpulo. Entre sus propiedades, asimismo, esta bebida contiene componentes como sales minerales, fibra, agua, carbohidratos, micronutrientes y un alto contenido en vitaminas, especialmente solubles del grupo B.

Así, la cerveza contiene vitamina B12, que actúa sobre el sistema nervioso y la formación de hemoglobina; vitamina B2, que facilita la digestión; vitamina B1, que actúa sobre el metabolismo de los glúcidos; y ácido fólico. Precisamente, un estudio del doctor Varela-Moreiras demuestra que el consumo de un tercio de cerveza al día aporta el 10% de las necesidades diarias de esta vitamina.

Por otra parte, los expertos aseguran que el consumo moderado de cerveza aporta antioxidantes naturales a la dieta, contribuye a evitar el estreñimiento, a disminuir la incidencia de cáncer de colon y rebaja la colesterolemia.

LA CERVEZA NO ENGORDA.

Finalmente, estudios internacionales realizados en los últimos años concluyen que la cerveza como tal no engorda. Así, según el doctor Keul, de la Clínica Universitaria de Friburgo (Alemania) asegura que la “barriga cervecera” no existe, sino que es el alto consumo calórico de alimentos ricos en grasas la verdadera causa de esta corpulencia.

Además, un estudio de la Universidad de Nápoles dirigido por el doctor Pasquale Strazzullo confirma que un consumo moderado de cerveza no es el responsable de la denominada “curva de la felicidad”, sino que se trata de un gen que favorece la acumulación de grasas alrededor del abdomen.

Por otra parte, en una investigación realizada por el Grupo de Inmunonutrición del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto del Frío del CSIC, dirigida por la doctora Ascensión Marcos, se sometió durante un mes a 57 voluntarios adultos y sanos a no consumir ninguna bebida alcohólica, y durante el mes siguiente consumieron cerveza de forma moderada, sin que se registrara ningún aumento de peso ni de masa corporal.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>