" />
Published On: Mie, Jul 27th, 2005

Neil Armstrong en la Campus Party

Europa Press

El astronauta norteamericano Neil Armstrong, primer ser humano que pisó la Luna en 1969, indicó, durante la inauguración de la Campus Party 2005, que se debería volver a la Luna para buscar soluciones a los problemas de energía en la Tierra, “buscando allí la existencia de helio 3, una de las fuentes de energía más importantes para la Tierra que podría sustituir al petróleo”, añadió.

Armstrong, que ofreció una conferencia en Valencia, visitó antes el Museo Príncipe Felipe, junto al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y al director del centro Manuel Toharia, donde descubrió una placa conmemorativa. Camps, que junto a Toharia, asistieron a la charla del astronauta, señaló que “gracias a científicos y a personas como Armstrong la humanidad da pasos de gigantes para solucionar problemas que nos aquejan como especie”.

El astronauta que centro su charla en los “Vuelos espaciales y necesidades energéticas de la Tierra” señaló que cada vez hay más problemas de energía, y que “basta con fijarnos en que el petróleo y el gas natural, que cada vez son más caros y más escasos; en que la energía nuclear no ha crecido tanto como se esperaba; en que la energía eólica es útil, pero poco probable de que se convierta en una fuente importante para todos, o en que la solar está disponible pero a un precio alto”.

Así, Armstrong indicó que actualmente hay muchos ingenieros luchando por desarrollar la energía de fusión, “buscando progresos para que se puedan construir reactores de fusión eficaces en unas décadas” y añadió que “con mucho esfuerzo podríamos cambiar a una economía de hidrógeno, con un 80 por ciento de reducción en el consumo de petróleo gracias a unos catalizadores adecuados”.

Por este motivo, destacó que algunas de las metas marcadas son volver a la Luna después de 2015 y hacer misiones de exploración tripuladas y no tripuladas a Marte, “porque se debe continuar con la exploración en el sistema solar y porque aunque lo desconocido supera lo conocido, todavía hay mucho que puede ser conocible”.

En este sentido, Armstrong señaló que viajar a Marte no será “ultraseguro” pero que se puede hacer, “atendiendo a las oportunidades de lanzamiento y a la trayectoria de comunicaciones”, y resaltó que “tras llegar a Marte, este planeta y la Tierra se mueven y ya no hay alineación para el vuelo de retorno, por lo que hay que quedarse allí un año más. Lo bueno es que sí se podrá llamar a casa para decir lo bien que lo pasan, aunque las primeras palabras tardarán 40 minutos en llegar a la Tierra”.

Armstrong también recordó durante la conferencia cómo se formó la Luna, e indicó que “aunque no hubiesen testigos presenciales en ese momento, la teoría más certera apunta a que surgió por un impacto con la Tierra y otro cuerpo celestial del tamaño de Marte”.

VIAJE LUNA

Además, el astronauta norteamericano recordó su viaje a la Luna y resaltó que “para llevar a cabo esta misión, fue necesario calcular la distancia entre la Tierra y la Luna y así obtener la contabilidad de gastos del viaje” y resaltó que, “todo fue posible gracias a obtener el tiempo que necesita un rayo de luz en volver a la Tierra desde unos espejos con ángulos de cuarzo reflectores situados en la superficie de la Luna”.

En este sentido, Armstrong señaló que “calcular esta distancia no fue fácil ya que hizo falta varios intentos para conseguirlo, se ajustaron varias veces el telescopio que captaba la luz de retorno y se volvió a calcular la latitud y longitud, y así, finalmente, se obtuvieron los resultados que todos esperábamos”.

Armstrong, quien también habló de las manchas y erupciones solares y deseó suerte al Discovery, -que será lanzado en el puerto espacial de Florida en breve-, respondió a diez preguntas de algunos de los participantes de la Campus Party, entre ellas, que el planeta al que más le gustaría viajar sería Marte, “porque es el más cercano y para poder conocer a la gente que vive allí”, sonrió.

También expresó como se sentía cuando viajaba en el Apolo, y señaló que “constantemente estábamos en comunicación con la Tierra, nos hablaban, nos hacía preguntas y no parábamos de escribir notas, así que estábamos un poco cansados y deseábamos dejar los auriculares para poder descansar”.

Asimismo, Armstrong dijo que su mayor satisfacción no fue la de pisar la Luna o ser el primer ser humano en hacerlo, sino en aterrizar correctamente, puesto que, señaló, que era “principalmente ingeniero y aviador y nunca pensé que la parte de caminar por la Luna iba a ser tan importante, para mí el descenso era la dificultad”.

Sobre la situación de la nueva tecnología espacial señaló que “se han obtenido grandes beneficios para la exploración” y de si desde el espacio se veía la diferencia entre los países pobres y los ricos, y respondió que no, que “lo que sí se veían eran las diferencias geográficas, en cuanto a la meteorología, océanos, formas de espacio y diferencias vegetativas”.

Armstrong fue preguntado por si eran mejor los vuelos tripulados que los automáticos y el astronauta respondió que sí, ya que “en los no tripulados se puede ir a muchos sitios más, incluso con entornos con radiación, pero la cantidad de información que se obtiene de este tipo de viajes es menos fiable y hay más fallos”.

Entre otras cuestiones, Armstrong contestó a la pregunta del director del Museo Príncipe Felipe, Manuel Toharia, acerca de si se podrá conseguir que lo que se haga en el espacio sea estrictamente científico y no militar, respondiendo que “ojalá sea así, pues hay un lógico deseo de mejorar la raza humana y su futuro. Se tienen esperanzas en esa dirección, en poder progresar en el cerebro humano en pleno siglo XXI”, dijo.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>