" />
Published On: Jue, Ago 23rd, 2007

Reducción de estómago

Europa Press

LOS ANGELES, 23 (EP/AP)

Los primeros estudios estadísticos sobre los tratamientos quirúrgicos contra la obesidad y otros tratamientos radicales contra la obesidad, demuestran que las personas a las que se les practicó una intervención no sólo mantienen la perdida de peso además mejoraron drásticamente su posibilidad de supervivencia. Los investigadores esperan que estos resultados lleven a que se realicen más operaciones, por lo menos en personas con obesidad severa.

Las dos investigaciones, realizadas separadamente en Suecia y los Estados Unidos, encontraron que la gente obesa que se realizó la cirugía gástrica tenía del 30 al 40 por ciento de posibilidades de morir en los próximos siete o diez años comparándolos con personas que no se habían sometido a estas intervenciones.

Las investigaciones, publicadas en un diario de medicina de Nueva Inglaterra, el pasado jueves, deberían servir para disipar los riesgos de este tipo de cirugía y para que gobiernos y aseguradoras reconsideren quién debe someterse a estas operaciones, señalaron algunos doctores.

“Esto va a disipar la idea de que la cirugía bariátrica es cirugía estética porque salva vidas”, afirmó el director del departamento de cirugía bariátrica de la Clínica de Cleveland en Ohio, el doctor Philip Schauer.

La cirugía para acabar contra la obesidad surgió recientemente en todo el mundo. En los Estados Unidos se realizó el pasado años 177.600 operaciones, según la Sociedad americana para la Cirugía Metabólica y Bariátrica. Las cirugías más comunes son el bypass gástrico o la cirugía con grapas en el estómago, que reduce el estomago como una pequeña nuez y evita parte del intestino delgado donde ocurre la digestión.

RELACIÓN CIRUGÍA-MORTALIDAD

La investigación sueca ha realizado un estudio más profundo e incluso ha investigado cómo afecta la cirugía a la mortalidad. Los investigadores, dirigidos por el doctor Lars Sjostrom de la universidad de Goteborg, compararon a 4.047 personas con un índice de masas corporal (IMC) de más de 34, a las que se les había realizado uno de tres tipos de cirugía o habían recibido algún tipo de dieta.

Los investigadores pudieron constatar que después de una década las personas que se encontraban en el grupo de cirugía perdieron desde el 14 por ciento al 25 por ciento de su peso original, mientras que el otro grupo perdió de media el 2 por ciento. Además, de los 2.010 pacientes de cirugía murieron 101 personas, mientras que del otro grupo compuesto por 2.037 personas murieron 129.

Por otra parte, el estudio realizado en Estados Unidos, dirigido por Ted Adams de la Universidad de UTA, miró a 7.925 personas obesidad mórbida que se habían sometido a un bypass gástrico. Cada persona fue emparejada con otra con sus mismas condiciones que no se había sometido a la operación.

Después de siete años, de las personas que se sometieron a la cirugía murieron 213, mientras entre las que no se operaron murieron 321. El estudio, que no miro la pérdida de peso, demostró, para sorpresa de los doctores, que el grupo de las personas que se habían intervenido tenía un riesgo más alto a morir en accidentes, suicidios y otras causas no relacionadas con la enfermedad.

CIRUGÍA CONSIDERADA DE RIESGO

Más de 400 millones de personas por todo el mundo son obesos y la cirugía es el único método con una eficacia probada para eliminar el sobrepeso en poco tiempo. En los Estados Unidos, este tipo de operaciones cuesta desde 17,000 dólares a 35,000 dólares y la cobertura de seguros varía.

Además, este tipo de cirugía es considerada de riesgo porque tiene una probabilidad de un uno por ciento de fallecimiento y entre otras complicaciones puede producir deficiencia alimenticia, cálculos biliares y hernia.

Las instituciones estadounidense recomiendan que esta cirugía sólo sea considerada por el medico y el paciente después de haber probado las alternativas tradicionales. Además, los pacientes deben tener al menos un sobrepeso de 45 kilos y tener un IMC de más de 40, o de más de 35 pero con complicaciones médicas relacionadas con el sobrepeso como la diabetes o la hipertensión.

Ante esta situación, el próximo otoño se reunirá un panel de expertos de los diferentes Institutos Nacionales de Salud que tratarán de nuevo las directrices para la cirugía de la obesidad. Su portavoz, Susan Dambrauskas, afirmó que desconocen si se está pensando en un cambio en los varemos del IMC.

Mientras, una portavoz para los Proyectos de Seguro médico de América, que representa a 1.300 aseguradores, Susan Pisano, dijo que el grupo confiará de cualquier nueva recomendación que se haga desde el gobierno.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>