" />
Published On: Lun, Abr 21st, 2008

Gen “salvavidas”

Europa Press

WASHINGTON, 21 (OTR/PRESS)

Alrededor de un 40 por ciento de los afroamericanos estadounidenses tienen una variante genetica que les puede proteger después de haber sufrido un ataque cardiaco, de acuerdo con una investigación realizada por la Escuela de Medicina de la Universidad Washington, en San Louis. Resulta que una variante genética estimula una enzima que previene el perjuicio de la adrenalina en el corazón infartado igual que algunos fármacos.

Esta variante genética tiene un efecto similar al de los betabloqueadores, unos medicamentos ampliamente prescritos en caso de ataque al corazón. El nuevo estudio explica por qué los beta blqueadores no benefician aparentemente a algunos pacientes afroamericanos. “Durante años ha existido una controversia en la medicina cardiovascular debido a estudios contradictorios respecto a si los betabloqueadores ayudan a los pacientes afroamericanos”, explicó el autor del estudio, Gerald W. Dorn, director del Centro de Farmacogenómica en la Universidad Washington.

Alrededor de cinco millones de estadounidenses padecen un ataque al corazón cada año, de los que 300.000 fallecen. Los beta blqoueadores logran reducir el pulso y la presión sanguínea de forma que el corazón ve reducida su carga de trabajo y se previenen arritmias cardiacas potencialmente letales.

Mientras los pacientes de raza blanca con fallo cardiaco que participaron en el estudio presentaron claros beneficios por los beta bloqueadores, el beneficio en el caso de los afroamericanos resultaba ambíguo. El presente estudio, recogido por OTR/press de la edición online de Nature Medicine, identifica una variante genética que parece explicar por qué ocurre esto.

BLOQUEO NATURAL DE LA ADRENALINA

Esta variante genética propicia una enzima denominada GRK5, que reduce la respuesta a la adrenalina y otras sustancias hormonales que incrementan la capacidad de trabajo del corazón. En caso de ataque cardiaco, la reducción de flujo de sangre provoca una súbita secreción de adrenalina para compensar la bajada en la presión sanguïnea, pero en ocasiones agrava igualmente la propia dolencia cardiaca. Los beta bloqueadores alivian este problema bloqueando la producción de adrenalina en el corazón y en los vasos sanguíneos. La enzima GRK, vinculada con la variante genética estudiada, imita este mismo efecto contra la adrenalina.

Los investiagdores encontraron que un 41 por ciento de los afromaericanos tienen la variante genética de la enzima GRK5, que viene a actuar como una variante natural de los betabloqueadores en las personas que la poseen. Esta variante genética es muy rara entre la raza blanca y por eso tiene efectos predominantemente en los negros. La tasa de supervivencia entre los afroamericanos con dolencia cardiaca y esta variante genética y que no tomaron beta bvloqueadores resultó similar a los de blancos o negros sin esa mutación que sí los tomaron.

Para determinar el efecto de la variante GRK5, el equipo estudio la progresión de un fallo cardíaco en 375 pacientes afroamericanos. Estudiaron el tiempo de supervivencia o el margen hasta un trasplante en pacientes con la mutación, en comparación con otros pacientes que no la tenían tanto blancos como negros.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>