" />
Published On: Mie, Oct 19th, 2011

Europa lanza los primeros satélites Galileo

SINC

“Este lanzamiento es importante por dos razones: son los dos primeros satélites de la constelación Galileo que, junto a otros dos que se enviarán el año que viene, permitirán verificar el funcionamiento del sistema; y por otra parte, es la primera vez que un cohete ruso Soyuz se lanza desde un centro fuera de Kazajstán o Rusia”, explica Vicente Gómez, director del Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC).

En este centro que la ESA tiene en Villafranca del Castillo (Madrid) se han presentado esta semana los detalles del despegue de los primeros satélites del Sistema Global de Navegación por Satélite Galileo, un sistema bajo control civil que ofrecerá servicios avanzados de posicionamiento. El lanzamiento es este jueves a las 12h34 (hora peninsular española) desde el Puerto Espacial Europeo en Kurú (Guayana Francesa).

Galileo es un programa conjunto de la ESA y la Comisión Europea para dotar a Europa de la autonomía en las actividades de navegación y posicionamiento por satélite. El sistema es compatible e interoperable con el GPS estadounidense.

“No solo podrán coexistir sin molestarse, sino, sobre todo, se podrán utilizar conjuntamente”, señala a SINC Javier Ventura-Travesset, portavoz de la ESA en España, aunque el experto reconoce que los dispositivos GPS actuales no van a funcionar con Galileo: “Como ocurre con los móviles, estos receptores se irán cambiando con el tiempo para incorporar los dos sistemas, pero para el usuario será transparente y se podrá beneficiar del doble de satélites”.

Programa en cuatro fases

El programa Galileo ya ha probado con éxito entre 2005 y 2008 dos satélites de experimentación, GIOVE-A y GIOVE-B. Ahora comienza la segunda fase con el lanzamiento de los cuatro primeros satélites operacionales (IOV), dos esta semana y otros dos a mediados de 2012. El conjunto permitirá validar los segmentos de misión (como la generación de mensajes de navegación) y control del sistema. El primero tiene la sede en Fucino (Italia) y el segundo en Oberpfaffenhofen (Alemania).

Entre 2012 y 2014 se lanzarán 14 satélites más, lo que permitirá suministrar un servicio inicial en 2015. La constelación Galileo se completará en 2020 con un total de 30 satélites, que permitirán activar todos los servicios a pleno rendimiento. En ese momento los centros de control de los dos segmentos tendrán la misma funcionalidad. “Esto es clave para proporcionar redundancia operacional”, comenta Ventura-Travesset.

El desarrollo de Galileo facilitará el trabajo a sectores como el del transporte, las telecomunicaciones, la agricultura, la pesca o la energía. Se ofrecerán servicios en abierto gratuitos y otros encriptados para empresas y administraciones (por ejemplo, para el control aduanero o protección civil).

Una de las novedades es la prestación de un servicio de “búsqueda y salvamento” que incluye la posibilidad de un canal de retorno. Así, cuando una persona esté en peligro y lance una alarma recibirá la confirmación de que su petición ha sido escuchada y que los equipos de rescate se han puesto en marcha.

Participación española en Galileo

Empresas españolas participan en este y otros componentes de Galileo, según ha recordado durante la sesión José María Martí Fluxa, vicepresidente de Proespacio (asociación española de empresas del sector espacial). “Más del 70% de la industria española del espacio trabaja directamente en Galileo”, apunta.

Por su parte, el Jefe del Departamento de Industria de la Ciencia y Espacio del CDTI, Jorge Lomba, ha destacado que Galileo es “el primer gran proyecto de cooperación entre ESA y la UE financiado por ambas, y España ha tenido un papel protagonista en la primera fase”. De los más de 1.500 millones de euros adjudicados en contratos, ha recibido alrededor del 10% y se ha conseguido un retorno industrial del 105%.

También se está construyendo en Torrejón (Madrid) un Centro de Servicios Galileo (GSC), “una interfaz con las comunidades de usuarios”, según señala Álvaro Herrero, director técnico del Ministerio de Fomento. En esta infraestructura se validarán y certificarán aplicaciones, se evaluará y monitorizará el rendimiento de los usuarios y se gestionarán servicios como el de “salvaguarda de vida”.

Los satélites de la constelación sobrevolarán la Tierra a una altura de 23.222 km de altitud y tendrán un grado más de inclinación de órbita que los GPS (56 frente a 55). De esta forma la cobertura es mejor en latitudes situadas más al norte, como Europa.

El peso de cada nave es de unos 700 kg, con unas dimensiones de 2,74 x 1,59 x 14,5 m (incorpora dos paneles solares) y una vida útil de más de 12 años. La “joya de la corona” es su reloj “Máser Pasivo de Hidrógeno”, que ofrece una precisión de 1 segundo en 3 millones de años.

En conjunto, en la fase de despliegue y explotación de Galileo está previsto invertir más de 3.400 millones de euros en este proyecto durante el periodo 2007-2013 y más de 7.000 millones entre 2014 y 2020.

¿Necesita Europa pagar su propio sistema de GPS?



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>