Published On: Jue, Dic 15th, 2011

Investigan el estado nutricional de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello

SINC

“Se trata de pacientes ya desnutridos porque tienen unos hábitos inadecuados”, a lo que se une una cirugía “muy importante” y con alta incidencia de complicaciones, de modo que los requerimientos nutricionales “son muy especiales para estos pacientes”, explica el doctor Daniel de Luis, quien además dirige el Instituto de Endocrinología y Nutrición Clínica de la Universidad de Valladolid (IENVA).

Con el fin de determinar los casos de alto riesgo, los investigadores han realizado un análisis sobre la influencia de la localización del tumor, el tipo y la etapa del mismo en el estado nutricional del paciente, una información que no había sido tan estudiada como en otro tipo de tumores.

En concreto, se ha realizado una evaluación nutricional con 230 pacientes. Respecto a la localización del tumor, en 77 casos se situó en la cavidad oral, en 30 en la faringe y en 123 en la laringe. Tras llevar a cabo la prueba de Evaluación Global Subjetiva (SGA), se hallaron diferencias “significativas”. Así, la frecuencia de pacientes “moderadamente malnutridos” es más alta en los tumores de la laringe, mientras que los casos de “malnutrición grave” se dan con mayor asiduidad en tumores de laringe y cavidad bucal de faringe. Del mismo modo, se determinó que es más frecuente que los pacientes con tumores de faringe y la laringe que se encuentren “medianamente malnutridos” a que presenten “desnutrición severa”.

En relación con el estadio del tumor, en los estadios II, III y IV es más usual que los pacientes estén bien alimentados a que sufran malnutrición grave, mientras que en los estadios II y III es “más frecuente encontrarse con pacientes medianamente malnutridos que gravemente”. En general, el test SGA muestra que los pacientes con cáncer de cuello y cabeza “muestran un buen estado nutricional”, aunque evidencia diferencias estadísticas “dependiendo de las localizaciones de los tumores y del estado de los mismos”.

Dieta enriquecida

En la misma línea, los investigadores han estudiado si la nutrición postoperatoria de estos pacientes enriquecida con arginina mejora tanto las variables nutricionales como los resultados bioquímicos, en comparación con una dieta enteral habitual. “En un primer momento intentamos validar la utilidad de este tipo de nutrición, algo que se logró, y posteriormente se ha conseguido demostrar la dosis adecuada de la que se benefician estos pacientes, que son unos 15 gramos de arginina al día”, concluye el doctor Daniel de Luis.

Estudios con una dieta enriquecida en arginina

Los especialistas conocen que el sistema inmunológico se encuentra habitualmente afectado en los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, lo que origina que sean más susceptibles a complicaciones locales postoperatorias como fístulas o infecciones de la herida. En este sentido, la terapia nutricional suplementada con agentes específicos como la arginina o la fibra dietética contribuye a mejorar la función inmune y por tanto a reducir la aparición de complicaciones.

No obstante, en altas dosis la tolerancia gastrointestinal a la arginina puede suponer un problema. En uno de sus estudios, los investigadores del Hospital Río Hortega han determinado que una fórmula enriquecida con 17 gramos al día de arginina mejora las tasas de fístula sin producir una alta tasa de diarrea.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>