" />
Published On: Mie, Jun 12th, 2013

Un cambio epigénetico provoca la formación de esferas de ADN y proteínas que bloquean los genes antitumorales

Las células sanas viven en un delicado equilibrio entre los genes que promueven el crecimiento, los oncogenes, y los que lo frenan, los antioncogenes o genes supresores tumorales. Este equilibrio se rompe en las células tumorales. Las causas son muchas, como por ejemplo la existencia de mutaciones, pero destaca la adquisición de una señal química, la metilación, que bloquea la actividad de los genes que frenan el cáncer. Se desconoce, sin embargo, qué sucede en las células una vez han adquirido esta alteración epigenética.

Manel Esteller

El investigador Manel Esteller. / Idibell 

Idibell
|

12 junio 2013 11:38

Una investigación liderada por Manel Esteller, director del Programa de Epigenética y Biología del cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), ​​describe cómo una señal química, la metilación, que bloquea la actividad de los genes que frenan el cáncer, desencadena un cambio tridimensional en el núcleo de la célula formando unas estructuras esféricas llamadas nucleosomas que bloquean la función de los genes antitumorales.

Los investigadores observaron cómo genes protectores de cáncer, como el receptor de la vitamina A, ven alterada su actividad en células de cáncer de cólon por la presencia de estas estructuras esféricas formadas por ADN (en este caso en regiones reguladoras de la expresión de genes) y unas proteínas llamadas histonas.

El trabajo se ha publicado en en edición electrónica de la revista Oncogene.

Genes protectores de cáncer ven alterada su actividad en células de cáncer de cólon por la presencia de estas estructuras esféricas

“Hemos observado”, explica Esteller, “que fármacos epigenéticos capaces de desmetilar el ADN, aprobados para pacientes de un subtipo de leucemia, son también capaces de eliminar estas ‘pelotas’ de los genes antitumorales, de modo que estos vuelven a expresarse y recuperan su función”.

Este estudio, según afirma Esteller, también ha servido para descubrir nuevos genes inhibidores del cáncer. En definitiva, el descubrimiento aumenta el conocimiento molecular de las causas del cáncer.

En cuanto a la aplicación clínica del hallazgo, Esteller ha concretado que “actualmente existe un amplio abanico de fármacos en desarrollo preclínico capaces de expulsar los nucleosomas de los lugares aberrantes del genoma”. 

Referencia bibliográfica:

Portela A, Liz J, Nogales V, Setién F, Villanueva A, and Esteller M. “DNA methylation determines nucleosome occupancy in the 5′-CpG islands of tumor suppressor genes”. Oncogene doi: 10.1038/onc, May 2013.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>