Published On: Jue, Jun 20th, 2013

Consiguen ver las emociones reflejadas en la actividad cerebral

Aunque según la poesía se supone que son los ojos los verdaderos “espejos del alma”, la ciencia nos dice que es en el cerebro en donde se producen y almacenan las emociones. Si exite una manera de ver esas emociones en el cerebro o no, ya es harina de otro costal. De entrada hay que aceptar que la inmensa complejidad del cerebro sólo nos permite acercarnos a ver áreas que pueden tenen docenas o cientos de millones de conexiones sinápticas y sólo podemos tener una idea remota de que puedan estar implicadas en ciertas funciones cerebrales.

Hasta ahora los estudios sobre el reflejo de las emociones en el cerebro se ha visto dificultado por dos problemas de distinta naturaleza:

  • las máquinas y mecanismos de hacer la medición se han revelado insuficientes para trazar el más básico de los mapas sobre el efecto de  las emociones en el cerebro; aunque las nuevas tecnologías progresan a todo ritmo, obtener un mapa detallado sigue siendo tremendamente complicado y a lo más que se llega es a obtener un mapa de “zonas calientes” que refleja la actividad en esa parte del cerebro
  • las personas gestionan sus emociones de maneras muy distintas. Una misma persona puede, en función de sus circunstancias familiares d eun determninado día, estar más susceptible a mostrar estados de alegría o de tristeza. Por supuesto, varias personas pueden manifestar distintas formas de “gestionar” las emociones. Incluso el mismo estímulo puede percibirse de una manera u otra en la misma persona (la segunda vez ya no causa sorpres). Finalmente, hay personas que creen que la contención de las emociones en en sí una virtud y es bastante difícil elaborar un métdo de trabajo con personas con nula predisposición a la colaboración en el experimento.

emociones cerebro

La identificación de las emociones a partir de la actividad neuronal se basa en descubrimientos anteriores de Marcel Just  y Tom M. Mitchell, que utilizaron técnicas similares para crear un modelo que identifica los pensamientos de los individuos sobre objetos concretos, a lo que a veces se llama con cierta exageración “lectura de la mente.”

La cuestión era encontrar personas que pudieran sentir emociones de manera repetida independientemente de su intención o capacidad de transmitirlas y, lógicamente, las personas que en teoría tienen más desarrollada esa capacidad son los actores, que fueron los utilizados en este experimento. probando conuna mezcla de sentimientos autoinducidos y de reacciones ante imágenes, el equipo de investigación elaboró un patrón de reacciones cerebrales ante la ira, el asco, la envidia, el miedo, la felicidad, la lujuria, el orgullo, la tristeza y la vergüenza.

Pese a que se trata de experimentos muy controlados, el resultado fue que se llegó a superear el 71% de acierto, bastante más allá del 50% que correspondería a resultados aleatorios y esto abre la puerta a que en futuros trabajos se siga investigando para tratar de identificar, por ejemplo, los rasgos cerebrales del bloqueo emocional en el autismo o el desorden emocional provocado por la esquizofrenia.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>