Published On: Lun, Sep 8th, 2014

Identidad de Jack el Destripador

Al final, todo se acaba sabiendo. Aunque a muchos londinenses les hubiese gustado que el secreto siempre hubiese quedado perdido entre la neblina, la identidad de Jack el Destripador parece que al final ha quedado revelada. Estudios genéticos sobre restos encontrados en prendas de una de las víctimas del famoso asesino, ha permitido establecer su identidad, en base a análisis del ADN mitocondrial de descendientes de víctima y asesino. Y, la verdad es que ahora, sin el aura de misterio que rodeaba la serie de crímenes, la historia parece mucho más sórdida y vulgar, propia de la Inglaterra negra que a los ingleses tan poco les gusta reconocer.

Jack el Destripador

Jack el Destripador

La revelación de la identidad de ‘El Destripador’ fue elaborado luego de que el empresario Russell Edwards comprara en 2007 el chal propiedad de Catherine Eddowes, la segunda vçictima conocida del famoso asesino, y entregara la ropa al doctor Jari Louhelainen, consumado especialista en realizar pruebas genéticas de crímenes históricos.

El doctror Louhelainen logró extraer el ADN del material, en el que estaban tanto la sangre de la propia Eddowes como el semen de su asesino. Después de comprobar que la pieza de tela había pertenecido a la fallecida y la portaba en el momento del crimen mediantel estudio genético de algunos de sus descendientes británicos, Louhelainen comenzó a comparar el semen del asesino con la información disponible de los sospechosos en las investigaciones que se realizaron tras los crímenes.

Aaron Kosminski, que tenía 23 años cuando se produjo la famosa sucesión de crímenes, era un peluquero polaco que había logrado escapar de los pogromos rusos en 1880, y fue considerado en las investigaciones que la policía londinense realizó en su momento como uno de los sospechosos más probables. Los datos de que disponían los investigadores de la época lo caracterizaban como un “probable esquizofrénico paranoico con alucinaciones auditivas y propenso a la masturbación”, según las notas del responsable de la muy conocida y hasta ahora infructuosa investigación, el inspector jefe Donald Swanson.

La Policía nunca logró reunir las pruebas que se necesitan para condenar a Kosminski, aún cuando un testigo le colocó en el escenario de uno de los crímenes. Pese a ello, las autoridades establecieron sobre él una vigilancia permanente hasta que por fin fue ingresado en una clínica psiquiátrica donde quedó recluído a perpetuidad hasta su muerte.
Al final, el médico logró situarse en contacto con una descendiente británica de la hermana de Kosminski, Matilda, con la que compartía ADN mitocondrial.

“La primera muestra de ADN demostró una coincidencia del 99,2 por ciento. La segunda arrojó un 100 por 100 de coincidencia”, escribe el médico en el diario británico Daily Mail. “Fui capaz incluso de identificar la etnia y procedencia geográfica del ADN extraído, perteneciente al haplogrupo T1a1, común en las personas de etnia rusa y judía”.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>