Published On: Lun, Dic 15th, 2014

La Cumbre de Lima acaba en fracaso como era previsible

2014 ha sido el año más cálido registrado desde que se tienen datos mínimamente fiables sobre las temperaturas en el planeta Tierra. Ni siquiera eso ha sido acicate suficiente para que los gobiernos del mundo se hayan puesto de acuerdo en cómo repartirse la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero. Para entender la gravedad de la situación, basta con saber que la temperatura medida en el planeta ha subido un grado en el último siglo mientras que la última era glacial, que trajo los glaciares hasta el Mediterráneo sólo necesitó una bajada de temperaturas de cuatro grados y medio. La cosa es seria.

Cambio climático y calentamiento global

WWF, entre otras muchas organizaciones ecologistas, denuncia que los gobiernos no han avanzado hacia un acuerdo climático global en la Cumbre de las Naciones Unidas que acaba de concluir en Lima (Perú). En concreto, la organización lamenta que no se ha alcanzado un acuerdo sobre planes específicos para reducir las emisiones antes de 2020, lo que sentaría las bases para terminar la era de los combustibles fósiles y se aceleraría el paso hacia las energías renovables y una mayor eficiencia energética. Con este fracaso, se dificulta el camino a Paris 2015, donde tendrá que firmarse el acuerdo climático global que sea ambicioso y equitativo, basado en la ciencia y no en la política.

A pesar de los eventos climáticos extremos en Filipinas y otras partes del mundo, y de que este año es potencialmente el más caliente jamás registrado, los gobiernos en las negociaciones climáticas de las Naciones Unidas en Lima hicieron pocos avances hacia un acuerdo global para reducir las emisiones.

La ciencia es clara: demorar las acciones hasta 2020 hará que sea casi imposible evitar los peores impactos del cambio climático; sin embargo, la conveniencia política ganó sobre la urgencia científica. En lugar de liderazgo, entregaron un plan opaco con muy poca relevancia científica.

Los negociadores desaprovecharon la ola de optimismo político sobre la que iniciaron las negociaciones, incluso después de los compromisos de China y Estados Unidos de reducir sus emisiones, y de los 10 mil millones US$ iniciales para la financiación climática, proveniente de países grandes y pequeños. Los gobiernos de los países desarrollados no pudieron siquiera explicar cómo cumplirán con la promesa de los US$ 100 mil millones anuales para la financiación climática a 2020.

“Todavía nos queda París. Durante 2015, WWF continuará trabajando con otros aliados de la sociedad civil, gobiernos locales y nacionales, sectores empresariales, y otros actores dentro y fuera de este proceso, con el objetivo de mantener viva la lucha contra el cambio climático con la urgencia necesaria” Afirma Mar Asunción, responsable del Programa de Cambio Climático de WWF en España.

 

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Buscar en el portal