Published On: Mie, Dic 17th, 2014

La nueva Comisión Europea renuncia a objetivos medioambientales

Las organizaciones ecologistas han puesto el grito en el cielo por algunas de las medidas que ha anunciado la Comisión Europea y que en principio se supone que estaba orientado a reducir la carga burocrática que pudiera frenar la productividad cuando, en realidad, uno de los campos en los que se ha actuado es en la eliminación de los objetivos en economía circular y en aire limpio. La economía circular (nada que ver con la circulación de automóviles) es una manera de entender el proceso productivo según la cual, los productos industriales que han agotado su vida útil deben volver al ciclo productivo por la vía del reciclaje. Así se frena el consumo de recursos naturales. La normativa sobre calidad del aire, simplemente se deja en suspenso pese a que los últimos datos disponibles indican que la contaminación atmosférica causa la muerte de 450.000 ciudadanos europeos cada año.

Contaminación atmosférica

La economía circular, que supone cerrar el ciclo de los materiales mediante la reintroducción de los recursos contenidos en los residuos en el proceso de producción y en el mercado, resulta fundamental para  incrementar la eficiencia en el uso de recursos naturales. La Unión Europea es consciente del reto que representa para su economía el abastecimiento en materias primas y la creciente inseguridad de suministros, con el correspondiente incremento de los costes: en la última década, su precio han aumentado un 150%. La propia Comisión Europea hizo suyo a principios de 2014 el dato de un ahorro potencial de 630.000 millones de euros al año para la industria europea gracias a un mejor uso de los recursos y preveía la creación de 180.000 nuevos puestos de trabajo adicionales con la propuesta puesta sobre la mesa.

Muy grave resulta también la ambigüedad en relación a las nuevas medidas para mejorar la calidad del aire de los europeos, sin descartar que en realidad estemos ante una posible suspensión de su aplicación que no se quiere reconocer. Y lo más paradójico y preocupante es que esta decisión se adopta justo después de conocerse dos estudios de la Agencia Europea de Medio Ambiente que ponen sobre la mesa unos datos demoledores. Por un lado, el informe “Calidad del aire en Europa 2014” concluía que la contaminación del aire provoca la muerte prematura de 450.000 europeos cada año. Y por otro, la investigación sobre el “Coste de la contaminación de las instalaciones industriales europeas“, también de 2014, dejaba claro que el coste económico de la contaminación de origen industrial era tremendo y suponía a los europeos hasta 190.000 millones de euros al año, muchísimo más que las medidas dirigidas a minimizar esta contaminación, como las que ahora se dejan sin concretar.

La decisión de la Comisión de eliminar estas dos normativas ambientales, acompañada de afirmaciones en las que se declara que sólo se trabajará en temas importantes, denota la visión cortoplacista y anticuada de la nueva Comisión Europea. No ha sabido entender que una economía a espaldas del medio ambiente está abocada al fracaso.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción,  Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF valoran muy negativamente la eliminación de los paquetes legislativos de economía circular y de aire limpio

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>