Published On: Jue, Feb 12th, 2015

¿Qué medicamentos llegan hasta las depuradoras de las ciudades?

Siempre hay quien piensa un poquito más que los demás y es capaz de ir un paso por delante. En este caso, unos científicos de la Universidad de Sevilla se han preocupado de qué principios activos de uso humano llegan hasta las depuradoras urbanas y cómo se podría hacer una medición sencilla de los mismos. No es cuestión baladí: en Andalucía el 84% de los lodos de depuradora se reemplean como abono agrícola.

Julia Martín

Restos de medicamentos antiinflamatorios y cafeína son los dos compuestos que se encuentran en mayor cantidad en los lodos de depuradoras de aguas residuales, debido a que también son las sustancias que más se consumen, según ha determinado un estudio de la Universidad de Sevilla.

Miembros del Departamento de Química Analítica han desarrollado además una nueva herramienta con un mínimo margen de error para determinar los principios activos farmacológicos presentes en dichos lodos de manera sencilla y accesible para los laboratorios convencionales.

Este nuevo método analítico permite determinar simultáneamente 16 principios activos farmacológicos, de entre los más relevantes desde el punto de vista medioambiental, en lodos primarios, secundarios, digeridos y compostados.

Los destinos más habituales para estos lodos en Europa, España y Andalucía son la incineración, el transporte a vertedero y un 65% de la cantidad total producida de lodos se aplica como abono en tierras de cultivo agrícola. España es uno de los países de la Unión Europea que mayor porcentaje de lodo a uso agrícola destina, alcanzando en algunas Comunidades Autónomas, como es el caso de Andalucía, porcentajes de hasta el 84%. De ahí la importancia de conocer su composición y efectos tóxicos que puede provocar para el medio ambiente o la salud pública.

En concreto, los investigadores de la Universidad de Sevilla han llevado a cabo el primer estudio que analiza los principios activos farmacológicos presente en estos residuos a lo largo del proceso completo de tratamiento del lodo, desde que llega el agua a la depuradora hasta que el lodo se transporta en forma de compost para su uso agrícola.

Hemos observado que el compost (o abono) no presenta riesgos para el medio ambiente ni para la salud pública porque las concentraciones de principios activos es mínima (del orden de los microgramos o incluso nanogramos de compuestos por kilogramo de lodo seco) y que por el contrario tiene contenidos en nutrientes y en materia orgánica valiosos para su uso agrícola, reforestación y regeneración de suelos”, afirma Julia Martín, investigadora y autora principal del estudio.

Los datos obtenidos tras analizar 117 muestras de lodo y 32 de aguas residuales de las cuatro depuradoras de Sevilla y de la Planta de Compostado de Copero (Sevilla) señalan además que los antiinflamatorios, gemfibrozilo y estriol se degradan mucho a lo largo del proceso de tratamiento del agua residual en las depuradoras y que además lo hacen de manera natural gracias a microrganismos, mientras que la carbamacepina, propranolol y 17α-etinilestradiol sufren una degradación media, y la cafeína y la hormona 17β-estradiol baja.

A lo largo del año no se han descrito grandes cambios de estas concentraciones, tan sólo un suave incremento en los meses de febrero y octubre en las cuatro estaciones depuradoras probablemente atribuibles a que aumenta el consumo de algunos de los fármacos analizados.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>