Published On: Vie, Feb 7th, 2014

¿Dónde y cómo se alojan los estudiantes universitarios?

Salvo que, al estilo de Conchita Velasco, la niña se plante en jarra y suelte aquello de “Mamá ¡quiero ser artista!”, casi siempre acaba llegando el momento ineludible de elegir Universidad, el primer factor a tener en cuenta es, lógicamente, la carrera universitaria que se quiere seguir. De algunas titulaciones, como Derecho, habrá en casi todas las universidades; de otras, como Ciencias del Mar, apenas las habrá en unas pocas universidades en ciudades costeras. Decidirse es una mezcla de ilusión, pragmatismo, vocación, presiones familiares, azar, selectividad y otros factores que variarán según los casos. Es una decisión que tomará el futuro estudiante valorando todos los factores y uno de los que va a tener, sin duda, más peso es el del alojamiento.

La inmensa mayoría de los universitarios opta por hacer las carreras que hay en la Universidad de su ciudad y siguen viviendo en casa. Así de sencillo.

Hasta cierto punto es lógico que sea así para quienes viven en Madrid o Barcelona porque allí tienen casi todas las titulaciones disponibles a media hora de metro pero no es tan lógico o es simplemente imposible para quienes viven en ciudades más pequeñas o en zonas rurales. Desde siempre se ha hablado de las bondades de la movilidad durante el aprendizaje; las becas Erasmus son una invitación a esa movilidad a lo largo y ancho de la Unión Europea y España es, a la vez, el país que más estudiantes envía fuera y el que más universitarios europeos recibe. Desde tiempos de Cervantes era de universitarios “ver mundo para más saber”.

Así, nos encontramos con dos grupos de estudiantes que dejan el nido familiar para entrar en la Universidad: los que no tienen más remedio que ir a donde se imparte la titulación que quieren cursar y los que pueden permitirse una estancia más o menos larga en otra ciudad o en otro país durante unos meses, un curso o la carrera completa. Y para todos hay soluciones y todos los bolsillos.

Residencia de estudiantes

Desde mis tiempos de estudiante, hace ya más de 20 años, el esquema sigue siendo siendo parecido y se mantienen tres tipos de residencias para universitarios: las que son propiedad de la Universidad (colegios mayores y residencias gestionadas por la propia Universidad o empresas concesionarias), las residencias de estudiantes (de entre treinta y cien plazas, gestionados por pequeñas empresas o incluso familias) y los pisos de estudiantes. Se pueden encontrar en todas las ciudades universitarias y se va a poder elegir entre un colegio mayor con mucha historia en Granada, una residencia de estudiantes Barcelona o un piso de estudiantes en Salamanca; para gustos se hicieron los colores. No hay que olvidarse del factor económico: los colegios mayores son tradicionalmente más caros, casi elitistas, y los pisos los más baratos. Con los mismos servicios que los colegios mayores, un ambiente más familiar y un precio más asequible están las residencias de estudiantes.

Según un estudio de 2011 de la consultora DBK, los colegios mayores acogen a unos 25.000 universitarios, mientras que las residencias universitarias ofertan unas 65.000 plazas. De los pisos universitarios no hay datos disponibles porque es un sector que opera mayoritariamente “en negro”.

En cualquiera de los tres casos, los factores que hay que tener en cuenta al decantarse por cualquiera de esas opciones son:

  • la distancia a la facultad o escuela y los medios de transporte disponibles. No importa si “la facu” está a cinco kilómetros si hay una línea de metro hasta la puerta o si hay un autobús que nos permite tener veinte minutos para descansar o repasar. Un piso muy barato a hora y media de las aulas es una mala inversión de tiempo.
  • el ambiente de estudio. Por aquí suelen perder todas sus ventajas los pisos de estudiantes. Es necesario poder disponer de tranquilidad cuando se quiera.
  • el alojamiento debe estar bien iluminado y ventilado. Algunos colegios mayores tan venerables como vetustos suelen fallar en las habitaciones porque se construyeron hace demasiado tiempo.

¿Y cómo obtener información sobre si esos sitios son buenos, limpios, silenciosos y el wifi funciona?
Como lo estás haciendo. Buscando en Internet encontrarás cientos de opiniones sobre cualquier colegio o residencia. Descarta las extremadamente negativas o positivas porque suelen estar escritas, respectivamente, por ex-residentes rencorosos y por los propietarios de la residencia y quédate con el sentimiento mayoritario que resulte.



Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. Una información interesante y útil para los estudiantes universitarios. Alojarse en una residencia universitaria tiene gran cantidad de beneficios, teniendo cubiertos muchos servicios que hacen que puedas dedicar más tiempo al estudio y a otras actividades, además de conocer mucha gente. Saludos.

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>