Published On: Mie, Feb 19th, 2014

Cambiar las ventanas ¡menuda faena!

Es posible que el hábito tan humano de acordarse de Santa Bárbara cuando truena, te tenga ocupado ahora buscando información sobre cómo cambiar las ventanas de la casa de la manera más rápida y económica; le pasa a todo el mundo. Lo normal es no pararse a pensar en la importancia de las ventanas en la vivienda y en los negocios y en el uso diario que tienen sólo cuando empiezan a dar problemas. Incluso cuando no se están manipulando, las ventanas están trabajando salvando las diferencias de temperatura entre el interior y el exterior y aportando luz y calor y no nos damos cuenta. Pero todo ese trabajo no es gratis.

Las ventanas requieren un trabajo de mantenimiento mínimo, pero mantenimiento a fin de cuentas, que consiste básicamente en mantener los cristales limpios y asegurarse de que las juntas entre cristal y la hoja sigan bien unidos y que entre la hoja y el marco no se abran rendijas que dejen escapar o entrar el aire.

Si las ventanas son de madera requieren un poco más de cuidado y un barnizado o pintado cada tres o cuatro años (anualmente si están muy expuestas al sol). Si la madera o el metal están viciados y se han abierto rendijas es posible cegarlas usando burletes pero también es posible que se acerque el momento de pensar en cambiarlas.

Cambiar las ventanas de la casa

 

¿Cuándo cambiarlas o reparar los cristales?

Elegir entre reparar o cambiar puede ser más difícil de lo que parece. Hay empresas que se ofrecen a hacer un presupuesto por si vale la pena reparar los cristales. Si se trata de cristales muy grandes (más comunes en tiendas y oficinas) es posible que valga la pena repararlos pero si es en una casa, posiblemente resulte más económico cambiar la ventana completa. Si son acristalamientos comerciales sin marco, evidentemente o se prepara el cristal si es posible o se cambia por uno nuevo. En concreto, es posible que, en vez de pensar en reparar las ventanas, sea el momento de cambiarlas cuando

  • la madera presenta síntomas de fragilidad por años de sequedad excesiva o manchas de podredumbre. Se pueden remplazar los trozos de madera podrida pero es un trabajo delicado y seguramente muy costoso.
  • la hoja está curvada y no encaja bien o encaja demasiado bien, sin hacer ningún contacto con el marco. Esa ventana es un punto de fuga de calor en invierno y de frío en verano y le está costando mucho dinero sin que se dé cuenta
  • la ventana presenta sus dobles cristales empañados. La razón más factible para que se empañe una ventana con doble acristalamiento es el fallo en las juntas de goma que sostienen los cristales. Aunque han evolucionado mucho y ya las hay que, además de muy buenos materiales, incluyen compuestos absorbentes de la humedad ocultos bajo las juntas, hay ventanas con doble acristalamiento más antiguas que presentan este problema y no vale la pena reparar
  • las piezas de repuesto son muy difíciles de encontrar. Hay manivelas de metal que se dejaron de fabricar hace treinta años y que habría que ir a buscar a una escombrera

También hay que valorar qué ventanas son las que están estropeadas. Por ejemplo, si se trata de que la ventana con doble acristalamiento del salón está empañada igual es suficiente con cambiar las hojas por las del cuarto que utilizamos para la plancha y el ordenador.

¿Cuánto cuesta cambiarlas?

El precio de las ventanas es más fácil de comprobar en Internet y las hay entre 100 y 400 euros, desde las más sencillas de aluminio de una sola hoja hasta las de PVC de dos hojas con rotura del punte térmico y persiana eléctrica. Eso, claro, si no tenemos requisitos muy especiales o somos fans del diseño nórdico, en cuyo caso podemos multiplicar fácilmente esos precios.

El segundo factor que va a incidir en el precio es la colocación. Si es sólo de un cristal o de una de las hojas, casi que vale la pena hacerlo por uno mismo pero si hay que cambiar el marco, ya es necesario acudir a una empresa especializada y el precio estará entre los cincuenta y los doscientos euros por ventana dependiendo de la cantidad de obra que haya que hacer, de la cantidad de ventanas que se cambien y de si requieren instalación eléctrica.

En cualquier caso, una vez pasado el umbral del mantenimiento ordinario, las ventanas de la casa son un elemento más importante de lo que pensamos en el día a día y repararlas o cambiarlas va a exigir el trabajo de un profesional.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>