Vértigo y problemas de oído

Europa Press

Alrededor del 20 por ciento de los pacientes que acude al especialista de oído padece de problemas de vértigos, y un cinco por ciento de los ciudadanos se dirige al médico de cabecera aquejado de mareos, según manifestó a Europa Press el otorrinolaringólogo del Hospital de Galdakao Vicente Piñeiro.

Además, las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir esta dolencia, que se hace más habitual entre los 30 y 40 años y se incrementa en incidencia entre los 45 y 50

Los datos del Servicio de Urgencias del Hospital de Galdakao reflejan que, mensualmente, alrededor de 30 pacientes ingresan o precisan de consulta en el centro a causa de los vértigos. Además, si los ambulatorios de Basauri, Durango, Llodio y Galdakao atienden semanalmente a unos 300 pacientes, alrededor de 60 se encuentran aquejados de vértigos.

Según Piñeiro, los vértigos tratados por el especialista son síntomas de las patologías crónicas de oído y reciben "diferentes apellidos", según se manifiesten de una u otra forma.

El vértigo posicional es el que desaparece con mayor rapidez --entre dos días y una semana-- y el que, en algún momento de su vida, padecerá el 80 por ciento de la población, mientras la enfermedad de menière puede prolongarse entre cinco y diez años. Otras enfermedades que ocasionan vértigos, como la neuritis vestibular, se prolongan por espacio de seis semanas.

Existen algunas personas "con causas predisponentes personales" para sufrir tanto vértigos como sorderas. Tan sólo se da un cinco o diez por ciento de casos de enfermos de menière, en cuyas familias hay algunos de sus miembros afectados por la enfermedad. "No se ha descubierto un predisposición genética, pero sí que los oídos que padecen esta dolencia tienen una forma anatómica concreta", explicó.

Sin embargo, el origen del ménière, una de las enfermedades que ocasiona problemas de vértigo más prolongados, no es conocido con certeza. "Hay gente -manifestó- que la sufre tras un proceso estresante agudo, mientras otra la padece después de una infección aguda puntual que deriva, posteriormente, en menière".

Vicente Piñeiro considera que todavía "hace falta mucha investigación" porque, con los vértigos, los especialistas "van siguiendo síntomas hasta poder hilar el proceso". EE.UU., Japón o Suecia, son los países que más avances en investigación han registrado en la enfermedad de ménière, patología de vértigos de origen más desconocido.

"ENFERMO TIPO"

Para Piñeiro, el paciente de vértigo "es enfermo en la medida en que no puede hacer su vida". "Si el enfermo hace una vida totalmente normal, ya no es tan enfermo. Si se consigue que el enfermo haga una vida normal, es casi conseguir al curación del problema", explicó.

A juicio del especialista de oídos de Galdakao, la causa de mayor angustia para quien sufre de vértigos es desconocer "cuándo va a suceder" porque, al final, los síntomas "pueden acabar por controlarse". "En la enfermedad de ménière, el oído deja de funcionar durante dos o tres horas, lo que provoca un vértigo muy intenso. Luego vuelve a funcionar, pero no se da una pista de cuándo se va a padecer", dijo.

Algunos vértigos pueden ser solucionados mediante intervención, aunque "no siempre con resultados halagüeños"."En el País vasco se hacen intervenciones, aunque pocas, como la descompresión de saco endolinfático, pero no se efectúa, por ejemplo, la neurectomía (corte del nervio vestibular)".

SIN MIEDOS

Vicente Piñeiro cree que es necesario hacer llegar al enfermo que los vértigos "tienen su cura" y no dependen "de nada milagroso" ni de "actitudes milagreras". "Muchas veces, la enfermedad se llega a curar sola. Es bueno que consulten con un otorrino para descartar problemas que pueda haber detrás, pero hay que quitarle hierro al asunto porque no es algo que acaba con la vida de nadie y tampoco puede acabar con la vía social, laboral o personal", manifestó.

Según manifestó, el afectado por vértigos aparece de forma diferente según el tiempo de evolución del problema. "Lo normal es que el paciente que acude porque su vértigo es reciente esté ansioso y preocupado de forma especial porque quiere descartar una lesión cerebral", explicó.

Tras señalar que el mantenimiento crónico de los vértigos produce tendencia a la depresión e incapacidad, Piñeiro apunta que el vértigo "se acaba curando".

En Euskadi, Osakidetza cuenta con muchos medios para descartar que los vértigos proceden de una enfermedad neurológica o sea causada por un tumor. "Es muy fácil acceder a una resonancia nuclear magnética para lograr descartar afectados por tumores", explicó el otorrino.

No obstante, precisó que queda pendiente en la Sanidad pública intensificar el estudio clínico del enfermo y hacerse con el aparataje preciso para detectar, grabar y consignar el vértigo (la vídeonistagmografía).
Otros articulos