¡Críe hijos maravillosos! Este Plan de 4 Puntos da resultado

Lukor.com

¿Sus hijos son sinceros, considerados y serviciales? Entonces, no siga leyendo. Si no es así, por favor, escuche a Carlos y a su mamá.

"Todos mis amigos copian en los exámenes", anunció Carlos, de once años.
"¿Qué?" exclamó su mamá. "Tú no copias, ¿verdad?".
"A veces", contestó Carlos. "Pero nunca me pillan".
"Copiar no está nada bien, jovencito", le regañó su madre. "¿Cuántas veces te he dicho que copiar está mal? ¿Qué pasa contigo?".

Cuando su hijo miente, roba, copia en los exámenes o muestra cualquier otro problema de comportamiento, ¿usted se sorprende a sí mismo dándole un sermón sobre la honestidad mientras él pone los ojos en blanco?.

Recuerdo haber actuado como consejera de un padre que amaba tanto a su hija que solía darle sermones de dos horas. Ella no sólo ponía los ojos en blanco; además tamborileaba con los dedos. Él solía gritarle "¿Me estás escuchando?".

"Ah - ha", contestaba ella.

Padres: hay un camino más sencillo. No tiene por qué tomar dos horas tampoco. Piense en usar el Plan de 4 Puntos:

1. Pregunte.
2. Escuche.
3. Valore.
4. No critique.
En vez de preocuparse, lloriquear o desgastarse con largos sermones, póngase como objetivo comprender qué y cómo piensan sus hijos. Sabiendo lo que piensan, puede influir mejor sobre cómo piensan. Este PLAN sencillo le ayudará a comunicarse mejor.

Volvamos a Carlos. En vez de sermonear:

PREGUNTE

Haga preguntas imparciales. Obtenga tanta información como pueda para comprender qué y cómo piensa su niño. Guíelo con preguntas como éstas:

¿Cómo te sientes cuando un compañero que ha copiado saca mejores notas que tú?

¿Cómo crees que los chicos honestos se sienten frente a los tramposos?

¿Cuánto aprendería tu clase si todos copiaran en los exámenes?

¿Qué consejo les darías a los que copian?

Dependiendo de las respuestas de su hijo, siga investigando con preguntas elaboradas por usted. Sea considerado.

ESCUCHE

Escuche con respeto. Evite interrumpir con sus consejos. Si interrumpe, su hijo puede encerrarse en sí mismo y sólo le dirá lo que usted quiera oír. De ese modo, usted se encontrará atascado en el punto de partida, sin llegar a saber lo que su hijo piensa realmente.

VALORE

Busque cuáles son los pensamientos de su hijo que usted pueda elogiar. Sonría, asienta y permítale a su hijo saber qué le gusta a usted de su forma de pensar. Si todo va bien, su hijo ya habrá descartado algunas viejas creencias como que "está bien copiar si no te pillan".

NO CRITIQUE

¿Por qué no debe criticar ni sermonear? Porque usted necesita reflexionar sobre lo que su hijo le dice. Necesita pensar en nuevas maneras de ejercer influencia sobre sus pensamientos para ayudarle a desarrollar una personalidad más fuerte y sana. Necesita creat un plan cuidadoso que permita a su hijo mejorar.

Si sigue este PLAN DE 4 PUNTOS le estará dando a sus hijos tres regalos valiosísimos que todos los seres humanos desean:

1. Ser escuchados
2. Ser comprendidos
3. Ser apreciados
Estos regalos le unirán más a sus hijos e influirán en su carácter.

Este PLAN DE 4 PUNTOS es una herramienta poderosa que se utiliza en la preparación de discusiones en cine y TV. Usted puede usarlo en las discusiones de su vida diaria relacionadas con la escuela, el vecindario, dentro de su familia y, especialmente, en situaciones donde se presente algún dilema. La próxima vez que tenga una discusión importante, no sermonee. Pregunte, Escuche, Valore y No critique. Pruébelo. Le gustará. ¿Por qué? Porque este PLAN DE 4 PUNTOS le dará los resultados que usted espera: unos hijos maravillosos con un carácter estupendo.
Otros articulos