¿Cómo sabemos si una relación tiene futuro?

Lukor.com

En muchos aspectos, después de vivir una relación (larga o breve) nos sentimos indefensos porque no queremos volver a sentirnos heridos o decepcionados. Este sentimiento punzante nos guía al momento de buscar una relación nueva. Construimos una barrera alrededor de nuestro corazón.

¿Cómo podemos encontrar una nueva pareja, cómo sabremos si hay un futuro en esa posible relación? El corazón puede engañarnos al comienzo; puede estar deseoso de elevar a nuestra mente a alturas ilusorias. Éste es un período que toda la gente atraviesa, un momento en el que intencionalmente tratamos de resaltar los aspectos positivos de nuestra posible pareja y esconder sus aspectos negativos.

Todos queremos comenzar con buen pie una nueva relación o un nuevo trabajo. Sin embargo, cuando el pie malo de tu pareja se hace notar, empieza la verdadera prueba.

Para juzga a otro adecuadamente, debemos ser capaces de juzgarnos a nosotros mismos en primer lugar. Nadie es perfecto y todos tenemos fallas, pero ¿hasta qué punto podemos aceptarlas , no ya en los demás, sino en nosotros mismos? Si nos dieran a todos un papel con una "T" dibujada, y a cada lado de ella las listas de nuestras virtudes y de nuestros defectos, veríamos que cualquiera de nosotros tiene más puntos negativos de los que creía, y por los cuales podría ser "filtrado" de una selección.

Cuando salimos con alguien, la mayoría de nosotros filtramos al otro teniendo en cuenta determinados rasgos y cualidades para sopesar la compatibilidad y poder asimilar mejor sus desventajas. ¿Entonces, si después de cierto tiempo nuestro "filtro" se atasca con demasiados "fardos" de nuestra pareja, es el momento de marcharse? Bueno, ésto obviamente depende de usted...

Los rasgos negativos no se revelan hasta que se establece determinado nivel de compromiso entre dos personas. En este momento, la máscara y la pose de "tengo tantas virtudes, soy tan divertido y majo", se evapora y la realidad toma su lugar. Es un hecho; o el hecho es que ha llegado el tiempo de separarse...

Cuando las astillas de la máscara han caído al suelo y el período de prueba ha acabado, sólo nos queda lo que deberíamos haber mostrado en primer lugar cuando comenzó la relación: ¡nosotros mismos! En alguna parte de nuestra mente realizamos entonces una evaluación general, y nos preguntamos cosas como éstas:

"¿Este hombre / esta mujer vale la pena? ¿Estamos intentando mejorar el uno para el otro? ¿Él / ella me hace sentir como nunca me había sentido antes?" Si no son éstas las preguntas exactas, serán similares.

Si realmente tenemos la intención de "construir sobre cimientos firmes", no será difícil para nosotros mostrarnos tal y como somos cuando conocemos a alguien. Tenemos que amar lo que somos, y así podremos hacer que otros nos amen por lo que somos también.

Sin embargo, en vez de corregir nuestros puntos negativos, los escondemos al comenzar una nueva relación. Y todo vuelve a empezar. Si resolviéramos nuestros problemas antes de lanzarnos a otro compromiso, no tendríamos necesidad de "comenzar con el mejor pie", ya que tendríamos los dos firmemente apoyados en el suelo.

Todo comienza por uno mismo y por ser sinceros con nuestro corazón y con las cualidades que buscamos en una posible pareja. Las impresiones falsas que damos son un toque deshonesto dentro de una relación desde su mismo comienzo y sólo pueden depararnos un futuro muy frágil.

Si llegamos a conocer nuestro interior y a comprender lo que queremos de una relación, sabremos si ésta va a tener futuro o no. Trabajemos para eliminar los aspectos negativos de nuestra personalidad. Recién después seremos capaces de descubrir las intenciones de nuestra futura pareja sin perder el tiempo. Si procedemos correctamente, acrecentaremos las perspectivas de llevar una relación a largo plazo y poner a la suerte de nuestro lado.

Otros articulos