Civismo en China

Enseñar a los turistas

Europa Press

Las vacaciones con motivo del Día del Trabajo que disfrutó China la semana pasada fueron aprovechadas por las autoridades de Beijing para concienciar a los visitantes sobre la importancia de las buenas maneras, tema que se ha convertido en una obsesión para los anfitriones de los próximos Juegos Olímpicos.

Según informa la agencia oficial Xinhua, durante estas vacaciones, que más de 150 millones de chinos han aprovechado para viajar, el Ayuntamiento de Beijing envió a policías y trabajadores públicos a patrullar por el centro de la ciudad para asegurarse de que nadie escupía, tiraba basura al suelo o pegaba anuncios por el suelo (una costumbre muy extendida en la capital, que hace que las aceras de algunas calles parezcan cubiertas de papeles).

Más de medio centenar de personas fueron multadas por escupir (una norma de reciente aplicación en Beijing, que ha decidido seguir los pasos de Shanghai o, anteriormente, Hong Kong) o negarse a recoger la basura que habían tirado. Además, indica Xinhua, los trabajadores públicos repartieron entre los visitantes más de 10.000 bolsas para recordarles que el suelo no es una papelera.

Estaciones de tren y de autobús, hoteles y lugares turísticos aparecieron cubiertos de carteles en los que se ofrecía brevemente a los turistas un manual del perfecto ciudadano.

Y, de acuerdo con el rotativo 'Shanghai Daily', los guías turísticos dedicaron buena parte de su tiempo, más que a explicar a las maravillas de los lugares visitados, a repartir panfletos: "durante nuestro primer día en Beijing, el guía no estuvo repitiendo que no podíamos tirar basura ni escupir, y nos dio folletos con lo que podíamos hacer y lo que no. Nos están tratando como a niños pequeños", señaló al diario un molesto turista de la provincia de Fujian (sureste).

Según las normas de la Administración Nacional de Turismo de China, las agencias turísticas son ahora las responsables del comportamiento de sus clientes, lo que ya ha provocado numerosas quejas entre los países vecinos que suelen recibir a turistas chinos.

"Se supone que tenemos que recordar (las buenas maneras) a la gente constantemente durante la visita, y también organizar un debate sobre buena etiqueta al final del 'tour", explicó una guía turística de la capital china. "Los Juegos Olímpicos están al caer, y no queremos hacer el ridículo", agregó.

Beijing recibirá durante las Olimpiadas del próximo año la visita de alrededor de 550.000 turistas extranjeros y 2 millones de turistas nacionales. Las autoridades beijinesas se muestran relativamente satisfechas con la respuesta de sus habitantes ante las campañas de buena conducta organizadas en los últimos meses (una de las más exitosas está siendo el "día de hacer cola", que se repite el día 11 de cada mes), pero temen que el comportamiento más "asilvestrado" de los visitantes de provincias terminen arruinando la fiesta.
Otros articulos