Arca de Noe

El Arca de Noé

Europa Press



Los guardacostas de la provincia china de Guangdong, en el sur del país, encontraron esta semana un barco flotando a la deriva y con más de 5.000 animales salvajes en su interior, abandonados y a punto de morir deshidratados.

Según informa hoy el rotativo 'Beijing Morning Post', los guardacostas encontraron en un barco de apenas 25 metros de eslora más de 300 cajas en las que habían encerrado a lagartos, tortugas de río y mar y osos hormigueros, entre otros.

Los animales se encontraban casi moribundos después de haber estado horas bajo el sol. El periódico también señala que en el barco se encontraron además 21 patas de oso, e incluye una fotografía de un policía sosteniendo una de las patas, además de otra imagen de caparazones de tortugas de todos los tamaños.

De acuerdo con las autoridades locales, los circuitos del barco se encontraban rotos, lo que quizá explicaría por qué los traficantes optaron por abandonar a su suerte a los animales. En el bote tampoco se ha encontrado ninguna pista que ayude a identificar a su propietario.

El gusto chino por emplear animales exóticos en su medicina tradicional, así como el rápido crecimiento económico del país (que permite a millones de personas adquirir animales protegidos), han convertido al país asiático en un importante centro internacional del tráfico de animales.
Otros articulos