Inma Chacón: 'La princesa india'

Europa Press

Inma Chacón, hermana gemela de la escritora Dulce Chancón, quien falleció hace dos años por un cáncer de páncreas, revive en 'La princesa india' (Alfaguara) , el personaje y la historia que su hermana imaginó antes de morir.

Dulce Chacón, alcanzó el éxito editorial con 'Cielos de barro', una historia coral centrada en la Extremadura de la posguerra ganadora del Premio Azorín en el año 2000. De una manera natural, el tema de la posguerra se extiende en su siguiente novela, 'La voz dormida', una historia novelada sobre las mujeres víctimas de la represión franquista que poblaron la España de los años cuarenta. Con este libro ganó el Premio Libro del Año 2003, concedido por el Gremio de Libreros de Madrid.

"Mi hermana siempre quiso escribir una novela sobre una princesa azteca y un conquistador mexicano, antes de escribir todas sus otras novelas y antes de morir, me pidió que la escribiera", explicó a Europa Press, esta autora, doctora en Ciencias de la Información y profesora de Documentación, que debuta ahora en el mundo de la narrativa.

Con cuatro pinceladas que le dio su hermana, Inma Chacón ha construido una aventura protagonizada por una joven azteca con misteriosos poderes y un capitán del ejército de Hernán Cortés que unen su suerte y su destino. La princesa India, Doña Aurora se embarca hacia España desde las Indias con don Lorenzo, su marido, uno de los artífices del derrocamiento de Moctezuma.

"He escrito la novela que a mí me hubiera gustado leer no la que Dulce hubiera escrito", afirmó esta escritora, quien confiesa que esta novela le devolvió las ganas de seguir viviendo.

EMPAREJADA CON ADIVINOS Y MAGOS

Inma Chacón princesa El verdadero nombre de Aurora es Ehecalt, y es hija de uno de los caciques indígenas mexicanos. Lleva el estigma de la fecha de su nacimiento, el 4-viento, signo desfavorable que la empareja con los adivinos y los magos.

"Ehecatl quiere volar igual que mi hermana por eso el subtítulo de la novela es 'Cuando el viento azul' y esta novela tiene que volar por sí sola con las alas de mi hermana". En este sentido, argumentó que en la primera parte de la novela, la princesa tenía mucho de su hermana Dulce "porque comienza a alzar su propio vuelo", y en la segunda parte, tiene más de ella "porque controla más", aseguró.

Esta segunda parte está ambientada en tierras de Zafra que recoge los prejuicios de la época: la animadversión ante los que no son "cristianos viejos", la suspicacia ante los judíos moriscos e indios y una visión muy particular de la religión. "Ubicar la acción en Zafra es también un homenaje al pueblo en el que nacimos y además, en esta novela, incluyo todos los pueblos que fueron importante en nuestra vida y todos los gemelos que yo he conocido. Esta historia está llena de simbolismos", reconoció.

AMOR Y DESAMOR

Pero ante todo, 'La princesa india' es una historia de amor y desamor, metáfora de las relaciones hispano mexicanas desde los tiempos de la conquista. "México es mi asignatura pendiente, para escribir la novela no he viajado hasta allí pero tengo que ir para comprobar si huele como yo digo, si su calor es como lo describo en el libro o si el calor se pega a la piel como yo me imagino".

En medio de esta vorágine pasional que enfrenta a mexicanos y conquistadores, Inma Chacón también sitúa el tema de los malos tratos como un problema que perdura y que debe erradicarse.

Todo ello en un tono lírico "y sin desgarros como lo hubiera escrito mi hermana. "Tenía que cumplir la promesa que le hice a mi hermana de escribir esta historia. Me he sentido a lado de mi hermana y he disfrutado mucho escribiéndola", reconoció Inma Chacón, quien piensa seguir en el mundo de la literatura porque tiene "otra deuda" que saldar.
Otros articulos