Amantes de la novela negra

Europa Press

La asociación para la difusión de la novela negra 'Brigada 21', que fue creada ahora hace un año por amantes de este género literario, ha premiado a las mejores obras policíacas editadas en 2004, entre las que se cuentan las últimas novelas de Raúl Argemí y Xavier Moret.

En concreto, 'Penúltimo nombre de guerra' de Argemí, ha sido considerada por el jurado de estos premios --que son votados por todos los socios del club-- como la mejor novela editada en castellano, mientras que 'L'home que adorava la Janis Joplin', de Moret, la mejor publicada en catalán.

Respecto a las traducciones, la distinción en castellano fue para 'La frontera', de Patrick Bard, y para 'El tallafoc', de Henning Mankell en catalán. La novela negra italiana se hizo un hueco en el apartado de 'ópera prima', que correspondió a 'El comisario Bordelli', de Marco Vichi.

Por último, el premio a la mejor portada fue para el diseñador Lalo Quintana, de la editorial Poliedro, en un intento de la asociación por "distinguir la función del diseñador de portadas, que parece estar destinado a desaparecer", según apuntó el responsable de la biblioteca La Bòbila de L'Hospitalet de Llobregat, Jordi Canal.

Los premios, algunos de ellos visibles gracias a la colaboración de las editoriales al poner avisos en la portada de los libros, no tienen dotación económica y lo único que pretenden es "ser una especie de guía para los amantes de la novela negra que confíen en el criterio de nuestra asociación".

TRAS LOS PASOS DE '813'

Novela negra La asociación 'Brigada 21', que edita puntualmente un 'fanzine' para los socios, cuenta ya con más de 70 afiliados y está promoviendo diversas actividades que buscan el reconocimiento de este género literario que consideran "maltratado" por el mundo editorial, según indicó el propietario de la librería Negra y Criminal de Barcelona, Paco Camarasa.

Precisamente esta librería acogió hoy un encuentro entre algunos de los premiados y la prensa, donde se recordó que el objetivo de la asociación --que esta año celebró su segunda entrega de premios-- es "seguir los pasos" de la asociación de amantes de la novela negra en Francia '813', de reconocido prestigio dentro y fuera del país galo.

Por el momento, la asociación, que reclamó un mayor reconocimiento de la novela negra en las aulas universitarias --poniendo como ejemplo un curso extraordinario que la Universidad de Salamanca dedicará al género en mayo--, ha pedido "formalmente" al Ayuntamiento de Barcelona que dedique una calle a Pepe Carvalho, el detective creado por Manuel Vázquel Montalbán.
Otros articulos