Bibendum. Un mito gráfico

Europa Press

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), con sede en el Monasterio de Santa María de las Cuevas de Sevilla, acoge hasta el 21 de agosto la exposición 'Nunc est Bibendum. Un mito gráfico desde 1898' que, a través de una colección de 150 piezas, analiza la historia de uno de los mitos gráficos más singulares de la publicidad: Bibendum, la marca de la empresa de neumáticos Michelín.

La consejera Cultura, Rosa Torres, el director del museo, José Lebrero, y el comisario de la muestra, Juan San Román, presentaron este proyecto, que ocupa una de las grandes salas expositivas del Claustrón de la Cartuja y que proviene de una gira por España que ya la ha llevado a visitar las salas del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad. Tras su paso por la capital hispalense, recalará en Valladolid, Gijón, Avilés, entre otras.

La exposición incluye una sección dedicada a la presencia de Michelín durante los años veinte en Sevilla, especialmente en torno a los acontecimientos y celebraciones que tuvieron lugar en la ciudad con motivo de la Exposición Iberoamericana del 29. También se expondrán fotografías sobre el icono publicitario de Michelín realizadas en distintos puntos de Andalucía durante la década de los años 30.

Bibendum fue una creación de dos empresarios atípicos, André y Édouard Michelín, en colaboración con el dibujante O'Galop (Marius Rossillon), que parecían unos seguidores a ultranza de la entusiasta apuesta por el futuro de Julio Verne. La imagen de este personaje fue diseñada para parecer irreverente, pendenciero y galante, aunque luego, fue evolucionando y dulcificando la expresión hasta llegar al amable y solidario Bibendum actual.

Exposición Bibendum En la exposición se incluyen 150 obras entre carteles, figuras tridimensionales del personaje, objetos, trabajos destinados a la prensa y guías para automovilistas. La muestra recoge los trabajos más relacionados con las propuestas artísticas, desde finales del siglo XIX hasta 1965.

La muestra se ha organizado a partir de las obras de O'Galop, Roger Broders, René Vincent, Georges Bourdin, A. Renault, Albert Philibert y Raymond Savignac, entre otros, así como del estudio publicitario de Michelín.

Bibendum está considerada como la creación publicitaria más relevante del siglo XX. La presencia constante de Bibendum en las calles y en la prensa, así como su irrupción en el cine, carnavales, cabalgatas, ferias, carreras de automóviles y toda clase de espectáculos, consiguió que muy pronto sobrepasara su primitiva función publicitaria y se reconociera como una figura destacada de la cultura popular moderna.

Así, distintos artistas y escritores, entre otros Salvador Dalí, Adolf Hoffmeister, Ilia Ehrenburg y Ramón Gómez de la Serna, utilizaron a Bibendum para protagonizar pinturas, esculturas y narraciones. En cierto modo, la criatura neumática de Michelín se identificaba, de manera casual, con los supuestos del movimiento futurista que buscaba la aparición de un hombre nuevo, inmortal, cuyas heridas pudieran recauchutarse al igual que las roturas de los neumáticos.

Bibendum fue, pues, una novedad gráfica impactante que, tanto por el tratamiento formal como humorístico, fue asumido por todo tipo de público. También fue compañero de viaje del cine primitivo, de la vanguardia, de la naciente publicidad y simbolizó la modernidad del siglo XX.

La mascota neumática no quedó al margen de las propuestas plásticas que marcaron el arte gráfico en las distintas décadas del siglo XX. En efecto, iniciada su andadura en el art nouveau, Bibendum transcurrió por vías gráficas de carácter art-déco, por manipulaciones tipo-fotográficas y en estampas en las que se combinaba el humor con los colores planos y los difuminados del cartelismo moderno internacional.

Estas transformaciones reflejan la evolución del arte publicitario a lo largo del siglo XX, que osciló entre planteamientos próximos a la pintura, a las formulaciones utópicas de las vanguardias, a la ilustración y a los recursos gráficos que buscaban un efecto directo sobre el consumidor.
Otros articulos