Arte español del siglo XX

Europa Press

La Fundación Francisco Godia de Barcelona recorre en la exposición 'De Fortuny a Barceló. Coleccionismo generación Francisco Godia' el arte español del siglo XX a través de 47 pinturas y esculturas de grandes autores procedentes de colecciones privadas catalanas, que se podrá ver desde mañana al 24 de junio.

La exposición presenta obras de Marià Fortuny, Ramon Casas, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Santiago Rusiñol, Joaquim Mir, Isidre Nonell, Juan Gris, Hermen Anglada-Camarasa, Joaquín Sorolla, Pablo Gargallo, Antoni Tàpies, Antoni Clavé, Ignacio Zuloaga, Jorge Oteiza, Joan Miró, Antonio Saura o Miquel Barceló, que trazan una panorámica por todas las épocas y movimientos del arte español del último siglo.

La directora de la Fundación Godia, Sara Puig, explicó hoy que la exposición tiene un "añadido emocional" a la calidad de las obras, como es un "homenaje" a Godia a través de las obras propiedad de coleccionistas amigos.

Puig señaló que muchas de estas obras son poco conocidas y una decena se exponen por primera vez. De hecho, en Barcelona no se había realizado una muestra similar desde 1987 en el Palau Robert, pero en aquella ocasión se focalizó en el arte catalán.

Arte español del siglo XX La exposición se estructura de forma cronológica en cinco ámbitos componiendo una "antología real de la pintura hispánica del siglo XX" con obras desde 1863 a 2003, explicó el comisario de la muestra, el historiador de arte Francesc Fontbona.

La primera parte de la exposición reúne la obra de los primeros pintores españoles que triunfaron internacionalmente, caso de Marià Fortuny. La Fundación Godia muestra 'La fantasía de la pólvora', una pieza poco conocida, que Fortuny pintó después de su segundo viaje a Marruecos.

En esta primera parte, en la que el modernismo tiene un papel preponderante, destaca la pintura 'El emigrante' de Joan Llimona, inspirada en los versos de Verdaguer, y 'El rovell' de Joaquim Mir.

El segundo ámbito muestra las estéticas que cruzaron las fronteras españolas y triunfaron en París, Bruselas o Nueva York, desde el naturalismo al 'noucentisme' y el postimpresionismo. La Fundación Godia presenta 'Vuelta de la pesca, Valencia' de Joaquín Sorolla y de Darío de Regoyos 'Hendaye, vue du coté espagnol', que sólo se había expuesto en 1901.

De Josep Maria Sert se incluye en la muestra un esbozo completo del techo de la residencia del embajador de Brasil en Argentina y de Joaquim Sunyer la tela 'Paisaje con pinos', pintado en contacto con el entorno agreste de Sitges.

El neoclasicismo del siglo XX tiene su presencia en el tercer apartado de la exposición, que exhibe obras de Josep de Togores, el dibujo 'Retrato de Olga' de Picasso y el retrato de 'Kiki de Montparnasse' de Pablo Gargallo.

LA CONEXIÓN BARCELONA-PARIS.

El cuarto apartado de la exposición muestra cómo artistas como Anglada-Camarasa, Juan Gris, Manolo Hugué y un joven Salvador Dalí, que inician su trayectoria en Barcelona triunfan en los ambientes de vanguardia de París.

Del genio ampurdanés se puede ver en la exposición 'Cala Nans adornada de cipreses', una obra de los años 20, mientras que también se exponen 'Compotera y vaso' de Juan Gris, 'Peces y rocas' de Anglada-Camarasa y 'Bailor' de Manolo Hugué.

Paralelamente, se muestra la obras de artistas como Zuloaga o José Gutiérrez Solana, que representan una visión crítica y mítica de España, cercana a la generación del 98.

Las colecciones catalanas muestran en la exposición la diversidad de tendencias del arte de la segunda mitad del siglo XX, con artistas como Antoni Clavé, el grupo Dau al Set de Barcelona y El Paso de Madrid.

En esta última parte de la exposición, la muestra propone obras como 'Homme au pastèque' de Clavé, 'Vibraciones desnudas desmaterializando un vestido desnudo de vibraciones superdesnudas' de Dalí, una 'Cabeza de apóstol' de Oteiza, un retrato de Saura, 'Dos triangles i rogenc' de Tàpies, hasta cerrar la exposición con 'Mali', de Miquel Barceló.

Francesc Fontbona destacó que las obras que componen la exposición son piezas que "ningún museo rechazaría" con pinturas y esculturas capitales de los máximos exponentes del arte español.
Otros articulos