Published On: Lun, Jul 1st, 2013

El precio de la vivienda seguirá cayendo hasta 2018 y después se estabilizará

Si tienes una vivienda y quieres venderla, haz un pequeño descuento sobre el precio actual y quítatela de encima. Si te resistes, después será peor.

La vivienda va a seguir bajando por la razón más sencilla del mundo: aumenta la oferta y disminuye la demanda. Pero, si ya no se construye apenas ¿cómo va a aumentar la oferta?

Razones demográficas

  • una vez pasado el efecto del baby boom de los años sesenta, ahora están llegando a los treinta años los nacidos en los ochenta que, en vez de tener tres o cuatro hermanos como era habitual, ahora sólo tienen un hermano (¡o ninguno!) eso implica que la formación de nuevos hogares se reduce a la mitad. Para verlo más claro, si eran dos hermanos, se casarán/emparejarán/arrejuntarán (táchese lo que no convenga) con dos hermanas de otra familia y el número de hogares nuevos formados será igual al de los respectivos padres: dos. El número de familias no aumenta y como por la parte de arriba van desapareciendo abuelos que dejan viviendas libres, resulta que el número de hogares se mantiene equilibrado
  • la generación de abuelos de hoy fue la primera que accedió en su juventud a la vivienda de forma masiva gracias a los pisos y a las hipotecas. Este fenómeno, que empieza en los años sesenta se traduce hoy en que cada dos defunciones, aproximadamente, liberan un piso. Cada año mueren en españa más de un millón de personas y, quitando las que se quedan los hujos como vivienda, una buena parte de ellas (imposible de precisar) pasa al mercado de venta o alquiler. Si es venta y los herederos son varios, el descenso de precio está garantizado.

Cali Condoze

Razones económicas

  • la hipoteca ha pasado de ser objeto de bromas en las bodas (“Mi hipotecón es más gordo que el tuyo”) a un producto financiero con muy mala prensa y peores condiciones. Para comprarse una vivienda ya no hay présamos al 110% de una tasación hinchada sino al 80% de una tasación recortada (y eso siempre que se aporten garantías de cobro). Eso significa que para comprase una vivienda hay que disponer de casi un tercio de su valor en efectivo en el momento de la compra. Desafortunadamente son muy pocas y cada vez menos las familias que disponen de 40 ó 50.000 euros de una vivienda a precios de 2013. Para que las familias se pudieran embarcar tendrían que bajar esas cantidades a la mitad o menos.
  • todos los mercados alrededor de la vivienda presionan a la baja. El primero, el del alquiler. Aquel axioma que decía que con el alquiler se paga la hipoteca se ha venido abajo y hoy día lo normal es que no llegue al 60%. Ya no es rentable comprar para alquilar; sería mejor vender si no hubiera que rebajar los precios.

¿Y en el 2.018 volverá una orgía alcista de precios?

Para nada. Para ese momento, diez años después, se habrá absorbido el stock de viviendas construidas hasta 2.008 y el mercado se equilibrará pero los factores demográficos y económicos seguirán igual de negativos.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>