Published On: Vie, Nov 20th, 2015

Plataformas para la optimización de sitios web

Para los profanos, es posible que la elaboración de un sitio web termine en el momento en que se han conseguido unas páginas web bonitas y con mucho contenido que la gente va a estar muy interesada en ver. Nada más lejos de la realidad: eso es sólo el principio.

Para entendernos, un sitio web es como un bar: se hace la instalación, se compra el mobiliario, se preparan todas las bebidas y se abre la puerta al público. A partir de ese momento los clientes pueden entrar en nuestro bar o no y puede que los que han entrado vuelvan pronto o salgan huyendo como alma que se lleva el diablo. Para conseguir una clientela que haga nuestro negocio rentable, tendremos que seguir una serie de normas básicas que se aplican a todos los negocios, si bien en los negocios online tienen otros nombres (normalmente en inglés o con muchas siglas) pero que se acaban resumiendo en las tres pes de siempre (producto, precio y promoción) a las que hay que añadir dos elementos que ganan cada vez más importancia (y en el mundo online, todavía más): la atención al cliente/usuario y la renovación constante.

Heatmap del sitio web de Google

A priori parecen conceptos sencillos de asimilar y aplicar pero en la práctica nunca es tan fácil. Un ejemplo: la mayoría de los sitios web informativos siguen pensando que sus clientes son los lectores que consiguen cuando en realidad, esos lectores son sólo “la mercancía” que venden vía clics a sus verdaderos clientes, los anunciantes. Y claro, si en algo tan básico se comete un error de bulto ¿qué se puede esperar cuando se trata de afinar el negocio en otros aspectos?

Pongamos, por ejemplo, la atención al cliente en la web de un periódico online. El primer impulso consistiría en creer que hay que ofrecer un teléfono para que los lectores puedan quejarse, hacer sugerencias u opinar sobre los temas que les interesen pero no, los lectores no son el cliente. Quien en realidad paga los gastos del periódico son los anunciantes y es a éstos a quienes se debe dar toda la facilidad para contactar con nuestra empresa. A nivel empresarial, cada vez están más extendidos los sistemas de vídeoconferencia para que los equipos de ventas y de marketing de las empresas implicadas puedan mantener reuniones online y prestar así toda la atención que el cliente requiera.

Otro tanto sucede con la renovación constante. Lo que hoy no funciona, hay que cambiarlo y lo que hoy funciona hay que tener pensado cómo cambiarlo para el momento en que dé señales de bajar mínimamente de rendimiento. El comportamiento de los usuarios en Internet es absolutamente despiadado y lo que un día tiene éxito está a un clic de distancia de otros sitio que puede llevarse los usuarios. Un sitio web tiene que saber exactamente qué hacen los usuarios en su web y viendo cómo se comportan tratar de adivinar cuáles van a ser sus gustos futuros y tenerlo todo preparado para ofrecérselo. Con las tecnologías actuales es posible saber qué hacen los usuarios en un sitio web en cada momento y a dónde va cada clic y sabiendo eso, hay que renovar, cambiar, actualizar, volver a renovar, volver a cambiar, volver a actualizar…

Todo esto, claro, contando con que tenemos un buen producto a un precio imbatible y lo estamos promocionando entre toda nuestra clientela potencial. Si no, hay que volver a la casilla de salida.

 

 



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>