Published On: Jue, Ene 21st, 2016

Invertir vs Apostar, qué son las opciones binarias

En el mundo financiero de hoy en día, las posibilidades de inversión son infinitas y miles pueden ser las formas bajo las que dichos movimientos especulativos se pueden realizar. Si, por ejemplo, hace unas décadas era la Bolsa el espacio económico por excelencia para invertir cierto dinero, la apertura de nuevos mercados y, sobre todo, la llegada de Internet cambió por completo el panorama clásico para el inversor medio. Al igual que ocurrió con el cercano mundo de las apuestas (dónde antes se necesitaba acudir a un corredor o a una casa de apuestas, ya fuese por teléfono o en persona), las inversiones se tornaron un espacio mucho más amable para el acceso de cualquier tipo de cliente. A día de hoy, uno sólo necesita de un ordenador para apostar o invertir en cualquier parte del mundo.

Una de las formas de inversión más en boga en los últimos años, las opciones binarias, tienen, de hecho, su origen en ese estrecho paso que siempre ha diferenciado el espacio económico de las apuestas (deportivas, principalmente) y el de la inversión financiera. Tal es así que su funcionamiento es altamente similar y tanto la rentabilidad como el riesgo que conllevan son casi iguales.

Operaciones binarias

El funcionamiento de las opciones binarias es simple si lo comparamos con el de otros productos financieros. El proceso consiste, básicamente, en apostar cierta cantidad de dinero a la revalorización o devaluación de cierto producto en un espacio de tiempo determinado, que tanto pueden ser minutos como horas o semanas. Así, una hora antes del cierre del Ibex 35, el inversor pondría 20 euros en juego a que el parqué español cierra la jornada en positivo cuando se encuentra 1000 puntos por debajo de hacerlo. Estas condiciones harían que, siguiendo con el ejemplo, esto se pagase a 1 a 3, es decir, que de acertar en la apuesta, el inversor se llevaría tres euros por cada uno colocado en la operación. En cambio, de fallar en su predicción, el inversor perdería todo el dinero.

Por lo tanto, el funcionamiento del mercado de binarios es exactamente igual al de las apuestas deportivas, jugando cierto dinero a que cierta condición se cumpla en un determinado espacio de tiempo. De cumplirse, el dinero apostado o invertido se multiplica por la tasa a la que se haya comprado la operación (que oscilará, obviamente, según las probabilidades otorgadas por el bróker o corredor de apuestas a dicho acto de cumplirse). En resumen, lo que queda claro es que, como las apuestas deportivas, las opciones binarias son muy arriesgadas, ya que no existen más que dos opciones: ganancia o pérdida de todo el dinero invertido.

Aunque tal y como explican algunos expertos en la materia, las épocas de mayor volatilidad en la economía son el mejor momento para operar con productos como las opciones binarias (al igual que un partido de fútbol con constantes alternativas en el marcador sería el momento perfecto para apostar a un resultado rocambolesco y aumentar así exponencialmente los beneficios), lo cierto es que también hay muchos inversores que prefieren tomar menos riesgos en sus operaciones y trabajar en campos más seguros como el Forex o la bolsa. Dichos espacios económicos, pese a conllevar también un riesgo alto de pérdida de lo invertido, no son tan altamente volátiles como el de las opciones binarias y permite un mayor control sobre la situación.

Además, tanto el Forex como la Bolsa o el mercado de materias primas, permiten realizar inversiones sin ser un absoluto experto en la materia, simplemente prestando atención a ciertos simples parámetros que se producen en dichos mercados. No es así, o no debería serlo, con las apuestas deportivas y las opciones binarias, que casi obligan al inversor a tener un conocimiento profundo del espacio en el que se está moviendo. De otra manera, es casi imposible entender el porqué de los beneficios que cada producto puede dar, interpretar su margen de beneficio y calcular la dificultad de que cierta premisa se cumpla. Tanto las apuestas deportivas como las opciones binarias pertenecen ambas al mismo tipo de producto, uno de extrema volatilidad y en el que los beneficios pueden ser altísimos en el menor espacio de tiempo posible.

Opciones binarias y apuestas no serían polos opuestos a la hora de invertir cierto dinero, sino que serían básicamente lo mismo, sólo que en espacios sociales diferentes, toda vez que las opciones binarias son, explicado de forma simple, una apuesta al uso solo que basándose en temas económicos. De otro lado quedarían las inversiones al uso en espacios económicos cláscios, tipo Forex o mercado bursátil, en la que si bien los beneficios no son tan rápidos, sí que ofrecen un mayor grado de seguridad al cliente y la posibilidad de rectificar la operación antes de perder todo el dinero invertido.

¿Qué forma de actuar es la más adecuada? Eso ya depende de la cantidad de dinero a invertir, la rapidez con la que uno necesite el retorno de lo invertido, el riesgo que se esté dispuesto a correr y, muy importante, el conocimiento que se tenga de lo que se está haciendo.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Buscar en el portal