Published On: Mie, Feb 3rd, 2016

¿Qué está pasando con el precio del petróleo?

Desde mediados de 2014 estamos viendo cómo el precio del oro negro baja regularmente. Ha pasado de un precio de 100 dólares por barril de Brent a moverse alrededor de los 30.

¿A qué se debe esa bajada?

Las razones de esa bajada del precio del barril estándar en Europa, el petróleo Brent, son múltiples.

  • Históricamente los países productores de petróleo han fijado el precio de acuerdo a la oferta y la demanda aunque ajustando un poco las tarifas a su favor. La multiplicación de perforaciones marinas y la producción de petróleo de esquisto (conocido por la técnica empleada para sacarlo a la superficie: el fracking) han modificado las posiciones estratégicas en el mercado. Manteniendo un precio de barril bajo, los miembros dela OPEP compiten directamente contra los países que no son miembros ya que los costes de extracción son relativamente elevados para las perforaciones en Siberia, en el Mar del Norte o en el continente norteamericano. Por debajo de la barrera de los cincuenta dólares por barril, muchas de estas explotaciones dejan de ser rentables.
  • El levantamiento de las sanciones contra Irán tras alcanzarse un acuerdo sobre el programa nuclear persa, devuelve al mercado a un actor con una considerable capacidad productiva a costes muy bajos y una necesidad acuciante de vender al exterior a cualquier precio.
  • La ralentización de las economías emergentes, especialmente notable en la reducción del crecimiento chino, disminuye la demanda efectiva pero también las expectativas de demanda futura, lo que contribuye a la bajada del precio del crudo en los mercados de futuros.
  • A una escala más corta, el benigno invierno que hemos tenido en Europa ha hecho innecesaria la importación de millones de toneladas de gasoil para calefacción y transportes urbanos.
  • Las energías renovables se acercan al umbral de la rentabilidad y los precios altos del petróleo dan alas a las inversiones en eólica y solar mientras que el precio bajo del petróleo complica a corto plazo la transición hacia un modelo más sostenible porque falla el componente “precio”.

En resumen, aumenta la oferta y baja la demanda y los mercados financieros responden a estas expectativas.

Pozo petrolífero

¿Hasta dónde llegará la caída?

Goldman Sachs predijo en mayo de 2015 un barril de patróleo a menos de veinte dólares por barril a largo plazo, es decir, alrededor de quince años. Mirando los registros de cotizaciones del Brent se puede constatar que las caídas súbitas de precios se repiten durante los últimos decenios; una vez que el precio cae a cotas cercanas a los costes de producción de los pozos más rentables, se produce una remontada de entre un 30% y un 100% durante los dos años siguientes. Hoy día parece existir un consenso entre los analistas en que el precio del barril se estabilizará alrededor de los treinta y cinco dólares a lo largo de 2.016. No hay que perder de vista que, aunque haya un acuerdo generalizado sobre esta evolución de los precios, cuando se trata de petróleo cualquier acontecimiento puede desatar un cambio brusco de los precios; una revolución tecnológica, una revuelta popular, un atentado contra un oleoducto importante o cualquier otra sorpresa de las que se producen habitualmente en los países productores de petróleo puede echar por tierra el más fundado de los análisis.

¿Es realmente beneficiosa esta bajada de precios?

La fiesta, lógicamente, va por barrios. La bajada de precios puede ser tan beneficiosa para unos como perjudicial para otros. Venezuela, por ejemplo, obtiene el 90% de sus ingresos de la producción petrolífera y acaba de padecer un año catastrófico desde el punto de vista económico. Lo mismo que Rusia, que se había acostumbrado a financiar su política exterior con los excedentes generados por el crudo y que ahora se ve atrapada entre las sanciones económicas y una caída sustancial de los ingresos públicos. Incluso Estados Unidos se ha visto perjudicado ya que han tenido que cerrar 1100 de los 1800 pozos que extraían petróleo mediante fracking en noviembre de 2014; esto ha acarreado quiebras de docenas de pequeñas empresas más o menos relacionadas con el sector y miles de despidos. Incluso países tan aparentemente ajenos a los mercados petrolíferos como Canadá o Noruega, han visto cómo sus monedas perdían poder adquisitivo al caer el valor de sus exportaciones de oro negro.

Por el contrario, en España y en otros muchos países importadores de petróleo, la bajada de tarifas beneficia a los consumidores y los periódicos están llenos de noticias sobre cuáles son las gasolineras que tienen los precios más bajos, algunos de los cuáles ya ni se recordaban desde hace mucho tiempo. Este ahorro energético se traduce en la liberación de recursos que ahora se destinan al crecimiento interno.

Existe un beneficio colateral de esta bajada del petróleo y es que en esta banda de precios ya no es rentable abordar los costosos proyectos de las compañías para abordar proyectos en zonas vírgenes del planeta. Al final, sí va a ser bueno que el petróleo esté barato.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>