Published On: Mar, Jun 20th, 2017

Más dinero para la banca pública

A estas altura de la crisis, sorprende que todavía haya ingenuos que piensen que la banca pública es la solución a todos los males del capitalismo.

La banca pública, a fin de cuentas, sólo es un sistema en que la administración toma el mando en los bancos y designa a su consejo de administración y, por tanto, a su director general o consejero delegado. Esto es exactamente lo que eran las cajas de ahorros: bancos en los que las administraciones colocaron a sus afines en los consejos de administración y ya sabemos cómo terminó todo eso.

Bueno… no.

Por ahora sabemos cómo va pero no sabemos cómo va a terminar. Hasta ahora las entidades insolventes se han saneado con dinero público para venderlas ya saneada a inversores privados. Hasta ahora se ha puesto en esas entidades alrededor de cuarenta mil millones de euros para que estén saneadas y poder regalárselas a quien las quisiera gestionar. Pero esto todavía no ha terminado; el nuevo sistema bancario tiene dos manzanas podridas que todavía nos van costar muchos miles de millones de euros a los españoles y que el Gobiero se empeña en mantener a costa de los contribuyentes.

De un lado está la SAREB, el banco malo. Se creó para comprar a las cajas de ahorros los pisos y solares a precios de antes de la crisis para que no quebraran automáticamente. Por increíble que parezca, si finalidad es hacer negocio vendiendo esos inmuebles en el mercado actual. Es alucinante ver al ministro Guindos explicar que el banco malo es un buen negocio pese a que está destinado al fracaso ¿o alguien esperaba que el “banco malo” fuera un éxito?

Esta semana se ha sabido que la otra herramienta del rescate bancario. el FROB, ha necesitado ampliar el capital para no quebrar. El director general del Frob, Jaime Ponce, ya avisó el pasado 26 de abril en el Congreso de los Diputados que el regreso a recursos propios negativos podía obligarle a pedir este apoyo al Tesoro “para recuperar equilibrio patrimonial”. Técnicamente, lo que hace es convertir parte de su deuda con el Tesoro en acciones para no entrar en situación patrimonial negativa porque, al ser un ente de derecho público no puede quebrar.

Dicho en román paladino: el Gobierno prestó al FROB tres mil millones de euros para comprar acciones de las cajas de ahorros (ahora reconvertidas en bancos); como no puede devolver el préstamo porque está en pérdidas constantes, imprime unas acciones en papel y le dice al Gobierno “eres accionista del 10% de nuestra sociedad” o, lo que es lo mismo, esos tres mil millones de euros han esfumado y te los cambio por estos papelitos.

Y sale Guindos y le llama “apunte contable”. Los ciudadanos sabemos que se llama “estafa”.

 

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>