11-M - Garzón asegura que la cinta del Corán, hallada el jueves por la tarde, ya servía para descartar a ETA

Revela que De la Morena y Díaz Pintado ya se inclinaban esa noche por la hipótesis del terrorismo islamista

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón afirmó hoy en el Congreso que desde el principio pensó que los atentados del 11 de marzo eran obra del terrorismo internacional, que luego creyó en la autoría de ETA a raíz de que un TEDAX y el entonces subdirector operativo de la Policía, Pedro Díaz-Pintado, le hablaran de indicios de la dinamita Titadyne empleada por ETA en los últimos años, y que fue la cinta con versos coránicos hallada esa misma tarde la que sirvió para descartar a la banda terrorista. Esa noche, según reveló, los dos principales mandos policiales ya se inclinaban por la vía islamista.

El magistrado, que instruye sumarios de terrorismo islamista, explicó ante en la comisión de investigación sobre la matanza del 11 de marzo que desde el 11-S tenía la percepción de que un atentado como el de Estados Unidos podía ocurrir en Europa "en cualquier momento" y, en concreto, pensaba en España, "sobre todo" por factores como el apoyo a la guerra de Irak y las amenazas expresas vertidas por la organización de Osama Bin Laden.

Garzón, cuya comparecencia había sido solicitada por PNV e IU-ICV, insistió en que por las investigaciones que llevaba desde 1995, publicaciones especializadas que situaban a España en el segundo lugar del ranking de amenaza, la indiscriminación de la matanza y la ausencia de aviso -que sí suele hacer ETA, aunque no siempre-, consideró que los atentados del 11-M serían obra de integristas.

DEMASIADOS ACTIVISTAS PARA SER DE ETA

Además, recordó que un atentado con alrededor de una decena de explosiones en cuatro lugares distintos implicaba la participación de quince personas y se le "antojó" extraño tantos etarras en Madrid sin que hubiesen sido detectados por las Fuerzas de Seguridad.

Creyendo que se trataba de terrorismo islamista, se desplazó, como otros jueces, a los lugares donde se habían producido las explosiones. En la estación de Atocha habló con un TEDAX, del que dijo no recordar el nombre, y le comentó que podía haberse utilizado Titadyne, la dinamita que venía utilizando ETA en los últimos años. En su día el jefe de los TEDAX aseguró al Congreso que ningún experto en explosivos podría adelantar ese dato en aquellos momentos.

Relató que antes de irse a la estación de El Pozo del Tío Raimundo, donde llegó a las 13.15 horas, Díaz-Pintado le llamó y le dijo que parecía que el explosivo utilizado era Titadyne. "Hasta ese momento, tenía el convencimiento de que por sus características el atentado podía ser del terrorismo islamista", aseguró.

Señaló que "al oír la palabra Titadyne" comenzó a pensar que podía tratarse de ETA y recordó circunstancias previas que corroboraban esta autoría, como la pretensión de una parte minoritaria de la banda terrorista de emprender una línea más dura de actuación y aquel envite de la etarra Belén González Peñalva cuando dijo en 1984 que ETA podría forzar la negociación con cien muertos encima de la mesa.

A las 13.25 horas supo que había sido encontrada una furgoneta en las inmediaciones de la estación de tren de Alcalá de Henares, relacionada con los atentados, y le dijeron que había sido robada en Madrid hacía más de 15 días, que no incluía bomba-trampa y que no tenía las matrículas dobladas. Según Garzón, ninguno de estos datos es habitual en ETA.

OTEGI NO SUELE MENTIR

A ello se añadieron las noticias sobre las declaraciones de Arnaldo Otegi desvinculando a ETA de la matanza. A su juicio el portavoz de la ilegalizada Batasuna "no suele mentir en lo dice o hace".

A última hora de la tarde, vio la rueda de prensa del ministro de Interior, Angel Acebes, en la que se informó del hallazgo de una cinta con salmos coránicos, y por la noche llamó a De la Morena, quien le dijo que él lo había sabido a las tres y media de la tarde, y que se lo había dicho al ministro a las 18.25 horas.

En ese momento, según Garzón, De la Morena ya le comentó que se inclinaba por la pista islamista y Díaz-Pintado le ratificó que la investigación, aunque ambas hipótesis estaban al 50 por ciento, ya "apuntaba para el sur". Sin embargo, ante la comisión de investigación estos dos mandos policiales no fueron tan explícitos y dijeron mantener las dos vías en el mismo plano hasta el viernes.

En su opinión, esa cinta con caracteres árabes y versos coránicos, con independencia de su procedencia y contenido, es "la bombilla" que sirve para decir que no puede ser ETA, "por exclusión", y a partir de ahí llegó a la conclusión "lógica" del terrorismo internacional. "A partir de ahí mi convicción estaba plenamente establecida", reafirmó.

En cuanto a la fecha elegida para el atentado y la proximidad con unas elecciones generales, cree que tiene un carácter simbólico porque realza el traumatismo propio de un atentado dirigido contra el sistema, pero en ningún caso considera que se pretendiera cambiar el signo político del Gobierno.

Garzón dijo no compartir la insistencia del Gobierno en la autoría de ETA y declinó juzgar por qué se mantuvo esa hipótesis como prioritaria hasta el día siguiente, limitándose a recordar la convicción generalizada sobre ETA, dado que era lo conocido. "Es como si un amigo tiene cáncer, no le ves desde hace tiempo y alguien te dice que se ha muerto. ¿De cáncer?, preguntas. No, de un golpe en la cabeza", resumió con un ejemplo.

IMPOSIBLE CONEXION ETA-AL QAEDA

Tras recalcar que es "metafísicamente imposible" pensar en una conexión entre ETA y el terrorismo islamista, ni por objetivos, ni por formación, ni por métodos, Garzón declaró que en España policialmente la prioridad siempre fue ETA y no el terrorismo internacional, aunque el esfuerzo de las Fuerzas de Seguridad ha sido "impresionante", sobre todo teniendo en cuenta la escasez de medios, que calificó de insuficientes.

"El número de funcionarios dedicados a ETA era adecuado y muy elevado, pero el de terrorismo internacional era menor, probablemente porque hasta ahora en España había existido una acción más logística y ninguna acción criminal --explicó--. Se ha hecho lo que se ha podido y sería injusto verter responsabilidad sobre los profesionales que han dedicado tantos esfuerzos".

El juez, que fue diputado y secretario de Estado de un Gobierno del PSOE, no quiso hablar de imprevisión, pero sí admitió que "podía haber habido muchos más medios y mucha más previsión en todos los ámbitos por parte de todos (policial, judicial, político)". "El gran problema es que durante mucho tiempo ha habido muy poca gente que se creía que esto iba a ocurrir --agregó--. No he percibido esa prioridad como inmediata ni policial y políticamente".

LA AMENAZA SIGUE VIGENTE

Máxime cuando, en su opinión, el apoyo español a la guerra de Irak era "una concausa objetivamente importante" que supuso "una agravación objetiva" del riesgo. Eso sí, no cree que España se hubiese librado del 11-M sin estar en Irak, ya que "las células estaban ahí y era cuestión de tiempo". Además, sostiene que "la amenaza sigue siendo hoy exactamente la misma, igual de inminente".

Frente a ello, abogó por profundizar en la coordinación operativa de las Fuerzas de Seguridad, no sólo informativa como a su juicio se "esboza" en el nuevo centro de coordinación ideado por el Gobierno socialista. "Es normal la competencia entre servicios, pero es perverso que se produzca en este tipo de temas", comentó.

Además, cree que sería muy importante que los seis países de ambas orillas del Mediterráneo concentraran sus esfuerzos en poner en común sus estrategias frente al terrorismo islamista, que en buena medida procede Marruecos, donde se nutre del tráfico de hachís y donde podría haber un millar de jóvenes dispuestos a cometer atentados suicidas en cualquier momento.



Otras noticias del día 15 de julio de 2004