ONU.- Los países miembros de Naciones Unidas acuerdan luchar por la igualdad de las mujeres

NUEVA YORK, 11 (EP/AP)

En la última jornada del encuentro de dos semanas de duración que ha reunido a delegados de la ONU de todo el mundo con el fin de fomentar la igualdad de la mujer --conocido como 'Beijing + 10'-- los países miembros de Naciones Unidas aprobaron hoy una serie de resoluciones que reclaman medidas contra el tráfico sexual, para revertir la pandemia de sida y luchar por el progreso económico de las mujeres.

La reunión finalizó con la consideración por parte de la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres de un proyecto presentado por Estados Unidos sobre el progreso económico de la mujer. Washington retiró su respaldo cuando Cuba y Sudáfrica introdujeron varias enmiendas, una de las cuales mencionaba los derechos reproductivos de la mujer. El documento fue aprobado por consenso.

"Nuestros negociadores trabajaron de buena fe, convencidos de que hacían todos los esfuerzos para llegar a un acuerdo con las necesidades de otros países", señaló la embajadora estadounidense Ellen Sauerbrey. "Fuimos flexibles más allá de lo razonable", agregó.

La delegación estadounidense dio un paso en falso cuando Sauerbrey intentó retirar el documento debido a los cambios, sin comprender que el reglamento no se lo permitía precisamente porque se habían introducido enmiendas.

La votación del viernes puso fin a dos semanas de discusiones acaloradas en las que cientos de delegados de todo el mundo se reunieron para ratificar el programa de acción aprobado en la conferencia de la ONU de 1995 en Beijing.

En la primera semana, Estados Unidos intentó enmendar un documento que ratificaba el programa de Beijing para que especificara que no creaba nuevos Derechos Humanos como el derecho global de aborto.

Frente a una dura oposición, Sauerbrey retiró finalmente la enmienda cuando las delegaciones aseguraron a Washington que el programa de Beijing no instituía tal derecho.

El titular de la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres, Kyung Wha Kang, que organizó la reunión, destacó la "poderosa" declaración aprobada al terminar la primera semana, a la que calificó de "reafirmación irrestricta e incondicional" del programa de Beijing y le declaración que le acompaña.

La declaración, que exhorta a los Gobiernos a garantizar la "aplicación plena y acelerada" de los dos documentos, fue aprobada por consenso.