Caso Turismo.- El responsable de la gestión administrativa reconoce que había un 'circuito paralelo' de contratación


Recomienda esto a tus contactos
El testigo asegura que Cogul estaba detrás de estos contratos "irregulares" en concepto de regalos, estudios y viajes

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

El jefe de sección de la unidad de gestión administrativa del Consorcio de Turismo, Jordi Montfort, admitió hoy que existía un "circuito paralelo" de contratación. El primer testigo en el juicio por el desvío de fondos del Consorcio de Turismo que se sigue en la Audiencia de Barcelona aseguró que el fallecido Joan Cogul, director del organismo entre 1992 y 1995 y principal implicado, ordenaba que se tramitaran estos expedientes "irregulares".

Según Montfort, este "circuito paralelo" afectaba a la práctica totalidad de los expedientes de contratación en concepto de viajes de familiarización, por la realización de estudios y por regalos. El testigo explicó que "Cogul se presentaba con tres presupuestos en la mano y pedía que se iniciase el expediente de contratación". "De este modo, era imposible realizar el seguimiento de la contratación", apuntó el responsable de gestión administrativa del consorcio.

Asimismo, el testigo confesó que dichos expedientes aglutinaban el 10% de la contratación total del consorcio y que detrás de ellos estaba siempre directamente vinculado el director. Igualmente, admitió que los contratos "paralelos" se adjudicaban siempre las mismas empresas, Socesca, Gesa, Global Bussines, Bewerly y Pasanger entre otras.

"RATIO DE PAGO".

Montfort explicó que la "ratio de pago" de estos expedientes también era diferente a los que se tramitaban por la vía "ordinaria". El testigo confesó que el consorcio pasaba por "apuros" económicos a principios de los 90, y que las facturas se pagaban a nueve meses vista aunque algunos proveedores "tardaron en cobrar hasta dos años".

No obstante, la precaria situación presupuestaria del consorcio, las empresas adjudicatarias de los expedientes "paralelos" liquidaban las facturas en un plazo mucho más breve, de apenas un mes. Según Montfort, "el criterio de pago de las facturas se realizaba en principio por antigüedad pero se incumplía constantemente, y en cualquier caso era una competencia del director".

El testigo también admitió que se detectaron irregularidades en el pago. "Los servicios y estudios se pagaban por medio de cheques nominativos en los que constaban dos firmas", explicó Montfort, que reconoció que "se pagaron varios cheques que llevaban una sola firma", la de Cogul. Esta irregularidad se detectó hacia 1995, y fue justificada por el director en la "urgencia de poner en funcionamiento esos pagos".

SITUACIÓN CRÍTICA.

Montfort explicó que la situación del consorcio era crítica en 1994. En ese año, el consorcio acabó el ejercicio con un déficit de 100 millones de pesetas, y al año siguiente, en 1995, el ente tuvo que anular contratos porque se quedó sin presupuesto en el mes de julio.

A este respecto, Montfort relató que "había muchas presiones" y que "acabó degenerando en una situación muy difícil". Según su testimonio, "nos pasábamos la mitad de la jornada despistando a los proveedores que querían cobrar sus facturas" y "llegamos a recibir llamadas muy fuertes e incluso amenazas".

La falta de presupuesto a mediados de 1995, obligó a realizar un informe jurídico y anexar a los expedientes una nota haciendo constar que el consorcio no disponía de dinero y por lo tanto dicha contratación era nula. Según Montfort, en 1998 una vez destapado el caso, el personal del consorcio detectó estos informes jurídicos habían sido arrancados de varios expedientes, y lo puso en conocimiento del por entonces director, Marcel Foros. A consecuencia de este descubrimiento, se abrió una "información reservada".

Asimismo, según el testigo, meses después, --en septiembre de 1998--, funcionarios del consorcio advirtieron la desaparición de 2.800 expedientes de contratación y documentación contable relativa a los años 1990 y 1991.

"FORMALMENTE" CORRECTA.

Montfort aseguró a las defensas que no tuvo constancia de dicha "contratación paralela" porque "formalmente" era correcta y reconoció que no era responsabilidad suya comprobar si se había entregado el estudio contratado, o la "calidad" del mismo o si se había realizado el servicio pagado. A este respecto, el testigo señaló que "no puedes dudar de todas los expedientes que se tramitaban".

Pese a ello, la factura del viaje realizado por la familia de Cogul, Alzina y Roig a Londres en 1995 puso sobre aviso al testigo. En la factura original constaban los nombres de los viajeros; este documento reapareció más tarde "retocado" y con los nombres borrados. Montfort conservó la factura original.

La situación del consorcio llegó a un punto crítico que provocó, según Montfort, que se retrasara el pago de las nóminas del personal del consorcio. "Nos suprimieron incluso la leche del office", comentó.

CESE "DISCRETO".

En la sesión de hoy también declaró el subdirector del consorcio en la época en que Cogul ocupó la dirección, Marcel Forns, que sucedió al fallecido a finales de 1995, tras su cese. A este respecto, Forns aclaró que "Cogul no dimitió sino que fue discretamente cesado "por orden" del propio conseller y del secretario general por "su mala gestión".

Forns aseguró que no estaba al corriente de la contratación de estudios puesto que "el propio consorcio elaboraba informes" y además, el ente no disponía de ningún departamento especializado para hacer el seguimiento de dichos estudios, que en cualquier caso, debería ser competencia de la Dirección General de Turismo y no del consorcio.

El testigo --que era secretario ejecutivo del consorcio y responsable de promoción y que fue nombrado director del consorcio tras Cogul-- explicó que el 20% del presupuesto se quedaba en las 3 secciones del consorcio y el 80% restante se gestionaba desde la dirección, que se traduce en una plena disposición del dinero por parte de Joan Cogul.

Uno a uno Forns fue negando tener conocimiento de los expedientes "paralelos" a favor de las empresas de los acusados. En relación al informe encargado al acusado Gené Ferrer sobre "un estudio de campo" sobre el turismo rural en la zona de Tarragona, en 1994, Forns aseguró que en aquella época el "consorcio estaba desarrollando un proyecto interno sobre turismo rural".

Según Forns, no dudó nunca de la legalidad de la gestión del presupuesto y atribuía el reparto del dinero a que había "otras prioridades".

DENEGACIÓN.

En la sesión de hoy, el tribunal ha denegado la petición del abogado de la Generalitat de citar a declarar al ex conseller Xavier Hernández, que fue secretario general del Departamento de Comercio, Turismo y Consumo en la época de Cogul.

Sin embargo, ha admitido la petición de fiscalía de reclamar a la viuda de Cogul, Carme Fargas los comprobantes de pago de 100.000 pesetas que cobró de UDC entre 1997 y 1998.

Todava no hay comentarios

Deja un comentario



?
? ?



Otras noticias del día 25 de Abril de 2005
Visita a Marruecos
Caso Turismo
Aniversario de Chernóbil
Compensación por las heladas
Armas de fuego
Siria se retira de Libia
Adhesión de Rumanía y Bulgaria
Accidente ferroviario
Al Qaeda - Libertad provisional
Fondos de Cohesión
Regularización de inmigrantes
Declaraciones de Talabani
Ayuda al desarrollo rural
Juicio Jokin
Juicio contra Al Qaeda
Matrimonio Gay
Caso PCTV
Desaparición de Moto
Comisión 11-M
Aplazada la manifestación por las heladas
Listas de espera
Record en el precio de la gasolina en España
Holanda: Referéndum Constitución Europea
Entrevista Ibarretxe-López
Elecciones en Galicia
Escándalo de los visados en Alemania
Conformación del Gobierno Vasco
El mayor avión del mundo
Bombardeos en Nepal
Caso Severo Ochoa
Tras el escándalo por su apartamento de lujo
Retirada de la franja de Gaza
Adhesión de Rumanía y Bulgaria
Accidente ferroviario
Elecciones generales en Andorra
Al Jafari forma Gobierno sin Alaui
La Soyuz regresa a la Tierra
Crisis política de Ecuador
Noticias de portada
Ver el archivo de noticias de portada