Atletismo/Mundial.- Isinbayeva protagoniza un nuevo salto mágico y eleva el listón a 5,01 metros

Su anterior marca era de cinco metros

HELSINKI, 12 (EUROPA PRESS)

En el vetusto Estadio Olímpico de Helsinki, la elegante rusa Yelena Isinbayeva, una de las reinas del atletismo mundial, volvió a iluminar el cielo de la capital finlandesa elevando el listón hasta los 5,01 metros, un centímetro más de la barrera de cinco que franqueó el pasado 22 de julio en Londres.

Isinbayeva se había asegurado previamente el título de campeona mundial, después del europeo y el olímpico de Atenas, con un salto de 4,70 metros, que sólo intentó, sin acierto alguno, la polaca Monika Pyrek, finalmente plata. El bronce, por su parte, le correspondió a la checa Pavla Hamackova, con 4,50 metros.

La rusa de Volvogrado era campeona casi sin saltar y las expectativas estaban centradas en saber si sería capaz de superar la barrera de los cinco metros con la climatología de Helsinki. Finalmente como a todo gran campeón, el tiempo, en la medida de lo posible, la acompañó.

Las nubes se retiraron y el cielo se abrió ante la presencia de la sonriente Isinbayeva, que no sólo regala saltos estratosféricos sino una desbordante alegría que está marcando una época en el atletismo. La rusa deleitó a los aficionados con un primer intento sobre 5,01, pero se quedó corta.

No obstante, en la caída ya había encontrado su fallo y su actitud positiva lo decía todo. En el próximo lo consigo, y así fue. Con tranquilidad y animada por un estadio puesto de pie dando palmas, Isinbayeva se lanzó a por el récord y lo superó con creces, dando una vez más prueba de que podría alcanzar sin sobresaltos los 5,10.

SU RECORD NUMERO 18.

La atleta entrenada por Yergeni Trofinov logró así su récord número 18, uno más en la carrera por superar a su predecesor en la historia de la pértiga, Sergey Bubka, que se apuntó 35 centímetro a centímetro.

Isinbayeva, que ha cambiado la altura récord del listón en ocho ocasiones esta temporada, cierra así un ciclo mágico, que se instauró en los pasados Mundiales de Paris.

En la capital francesa sólo pudo ser tercera, con saltos de 4,65 metros, pero desde entonces su progresión ha sido imparable, así como el crecimiento de su fortuna. De hecho está invicta y sin mediar percance alguno la quedan aún numerosos años de reinado con sólo 23 en su carné de identidad.